¿Por qué dejamos la escuela?

Escuela sin alumnos, algo muy familiar en secundaria

La falta de dinero o la desidia son algunos motivos para que un millón de alumnos abandonen la escuela secundaria en la CDMX

ARTE: ANDREE ÁVALOS

Aunque no existe un estudio detallado sobre las razones por las que los habitantes de esta ciudad no concluyen el último tramo de su educación básica, expertos en el tema señalan el factor económico como la principal razón de este abandono, seguido por la incursión en el mercado laboral, así como el ambiente familiar, el poco interés de los estudiantes en lo que aprenden en la escuela y para resolver tareas.

“Dejar la escuela se encuentra estadísticamente ligado al nivel socioeconómico de las familias”, advierte Francisco Urrutia, coordinador e investigador de Posgrado del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente, y coautor del estudio El abandono escolar en el nivel secundaria: un descuido de la agenda educativa actual. “Es fácil deducir que no acaban sus estudios para dedicarse a trabajar”.

Urrutia menciona, como otro de los motivos del abandono, la “escolaridad de baja intensidad”, es decir, que los alumnos encuentran dificultades para darle un sentido a la educación y no logran ver la relación de los aspectos educativos con otros ámbitos de su vida. El conjunto resulta poco estimulante para cualquier alumno.

“Aunque suele exigirse a las escuelas que resuelvan el problema del abandono de estudiantes, este se desarrolla por más factores, además del desempeño de los centros educativos”, dice Adrián Frausto Martín del Campo, coautor del mismo estudio. “Es complicado hablar de causas determinantes para el abandono escolar. Pero hay una fuerte relación con los ingresos de la familia.

Cuando el presupuesto es bajo, la interrupción de los estudios llega al 70%”.

La Ciudad de México es uno de los 20 estados con alto abandono escolar a nivel secundaria, de acuerdo con las principales cifras que emitió la Secretaría de Educación Pública en el ciclo 2015-2016.

Según los indicadores de este informe, de los 482 mil 317 alumnos, 4.5% abandonaron sus estudios durante el ciclo escolar 2015-2016. Y aunque son más los alumnos que desertan a nivel preparatoria en la ciudad (20%), para Francisco Urrutia la cifra de jóvenes entre 12 y 15 años que abandonan sus estudios “no deja de ser alarmante”.

Razones truncadas
Si bien no existen estudios enfocados en los motivos de la deserción a nivel secundaria, los expertos coinciden en que las razones podrían asemejarse a las que arroja un análisis del Sistema de Educación Superior (Sems). Al revisar el programa Movimiento Contra el Abandono Escolar, el Sems destacó que la principal razón se encuentra en la falta de dinero para útiles, pasaje e inscripción (38%), seguido por materias reprobadas (23%), asignación a un turno vespertino o matutino no deseado (7%) y sentirse a disgusto con los estudios (5%).

Otros factores se presentan en un porcentaje mínimo, pero también tienen impacto en los alumnos. Por ejemplo, tan solo 1% de los estudiantes abandonaron sus cursos debido a motivos como contraer nupcias, embarazo o sentirse acosados.

En cambio, la lejanía del centro escolar o una mudanza representaron el 3% de los motivos de deserción, mientras que 2% de los jóvenes lo atribuyeron a su falta de comprensión en las clases.
Que un alumno abandone la escuela por cualquiera de estos motivos tiene consecuencias también en su bienestar. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) los alumnos con bajo nivel educativo tienen más posibilidades de desarrollar problemas de salud y de percibirse “como objetos y no como actores de los procesos políticos”. Y México es uno de los países con más alta deserción en América Latina.

“Un porcentaje elevado de jóvenes con un nivel educativo bajo, en una economía con un creciente grado de digitalización, tendrá dificultades para integrarse al mercado laboral”, expresa Carlos González-Sancho, analista de la Dirección para la Educación y Habilidades de la OCDE. Una proyección poco alentadora para un país en el que uno de los requisitos para entrar al sistema laboral es justamente haber terminado la educación media superior.

Otra alternativa para estudiar
Cuando un indicador de deserción escolar es menor al 5%, no bastan las políticas para mejorar las escuelas u ofrecer más becas.

“Un porcentaje de 4.5% de personas que dejan la escuela en la ciudad indica que las condiciones de esta población requiere otras medidas: buscar a los estudiantes de manera directa”, opina Francisco Urrutia.

A mediados de abril, la Secretaría de Educación de la capital pondrá en marcha el programa Maestro en tu Casa, que contará con el apoyo de 700 brigadistas que acudirán a los hogares para impartir clases a nivel básico y medio. Además, desde 2007 existe la posibilidad de cursar el Bachillerato a Distancia y en 2012 se inauguró el Bachillerato Digital de la CDMX. Al día de hoy, 15 generaciones han egresado del sistema a distancia y dos hayan concluido sus estudios de manera digital.

Hasta el momento no existe una iniciativa similar para alumnos de secundaria quienes, de no continuar con sus estudios, podrían quedar rezagados.

En cifras:

  • 1,352 es el total de escuelas a nivel secundaria registradas en la Ciudad de México.
  • 83.2 es el porcentaje de alumnos que concluyeron su secundaria el ciclo pasado en la CDMX.
  • 70% de los alumnos con problemas económicos pueden llegar a abandonar las clases.