Caso Narvarte: lo que dijo Duarte

En agosto, el gobernador de Veracruz compareció ante la PGJDF por el asesinato del fotógrafo Rubén Espinosa y cuatro mujeres. Aquí revelamos qué declaró.

Evasivo, lacónico, incluso desmemoriado. Así respondió Javier Duarte, gobernador de Veracruz, al interrogatorio ministerial en el que participó por el asesinato de cinco personas en la colonia Narvarte de la Ciudad de México, un crimen cometido el 31 de julio de 2015 en el que murieron un fotorreportero y una activista que habían denunciado agresiones a su trabajo en suelo veracruzano.

Presentamos en exclusiva en Máspormás el contenido de esa declaración, que fue llevada a cabo en Xalapa, Veracruz, el 11 de agosto del año pasado. El documento consta de 10 hojas tamaño oficio, y está dividido en 37 preguntas de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y 42 cuestionamientos de la instancia coadyuvante del caso, la organización civil Artículo 19.

De las preguntas realizadas por los enviados de la PGJDF, destaca la renuncia de los fiscales a cualquier intento por repreguntar al gobernador. Los funcionarios capitalinos nunca decidieron ahondar a pesar de las evasivas o lacónicas respuestas de Duarte, quien compareció en calidad de testigo por el múltiple homicidio del fotógrafo Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera y otras tres mujeres.

En tanto, de las preguntas sometidas por Artículo 19, destaca la defensa casi mecánica que el gobernador —militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI)— hace de su gobierno y de lo que él considera que ha sido Veracruz en su mandato: una entidad donde se puede desempeñar de manera óptima la labor periodística.

Lo anterior, a contrapelo de las 11 muertes violentas de informadores que han ocurrido ahí desde que él asumiera el poder el 1 de diciembre de 2010. Él mismo reconoce ese número de homicidios, pero señala que ocho de ellos han sido atraídos por autoridades federales y que los restantes han sido totalmente esclarecidos por su gobierno.

El tono del interrogatorio en la parte que corrió a cargo de la PGJDF es como el que se aprecia enseguida, en la pregunta número seis: “¿Considera que actualmente las condiciones son idóneas para ejercer actividades periodísticas en el estado de Veracruz? R. Sí”.

O también en la pregunta ocho: “¿En su gobierno se ha implementado alguna política pública que garantice los derechos humanos de periodistas y reporteros con motivo de sus actividades? R. Sí”.

El gobernador incluso se permite negar hechos conocidos. Cuestionado sobre si el “gobierno del estado de Veracruz ha recibido recomendaciones en materia de derechos humanos sustentadas en acoso, persecución, desaparición forzada u otros delitos cometidos en agravio de periodistas”, Duarte responde que “ni por esos motivos ni por ningún otro se ha recibido recomendación alguna en ese sentido”.

Sin embargo, sí existe una recomendación general a diversos gobernadores, conocida como número 20 y fechada en agosto 2013, en la que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) incluyó seis casos de homicidio y dos de desaparición, además de otros agravios, durante el periodo de Duarte, detalla Rodrigo Santiago Juárez, director general del programa de agravios a periodistas y defensores civiles de derechos humanos de la CNDH.

En todo tiempo, Duarte niega haber sabido de amenazas contra Rubén Espinosa o contra Nadia Vera. Responde que supo de las denuncias realizadas por esas dos personas una vez que habían ocurrido los homicidios de la Narvarte. Y en el caso del reportero gráfico, cuestionado sobre el trabajo del fotoperiodista en Veracruz, Duarte responde: “Me parece bueno”.

Artículo 19 también formuló una pregunta sobre una foto que supuestamente habría enfadado a Duarte: “Que diga el testigo cuál es su opinión sobre la fotografía en la que usted aparece, tomada por Rubén Manuel Espinosa Becerril y publicada en la portada del número 1946 mil novecientos cuarenta y seis de la revista Proceso. R. Es buena foto”.

La organización civil también lo cuestiona sobre cuál es el estado del país más peligroso para ejercer el periodismo. Aquí lo que dijo el mandatario, cuya gestión termina a finales de este año: “Que diga el testigo si sabe cuál es el estado de la República mexicana más peligroso para ejercer el periodismo. R. De acuerdo al informe anual de la organización Artículo 19, el Distrito Federal es la entidad que registra mayor número de agresiones”.

Al término del interrogatorio, Duarte señaló en un comunicado que decidió declarar ante la PGJDF para evitar “linchamientos públicos” en su contra por el crimen de la Narvarte, que está por cumplir seis meses y por el que autoridades capitalinas han detenido a tres personas.

Cronología del caso

Estos son algunos de los hechos clave del homicidio múltiple cometido en la colonia Narvarte:

  • 31 de julio de 2015. Cinco personas son asesinadas en un departamento de esa zona de la capital. Las víctimas son el fotoperiodista Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera y tres mujeres más: Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete y Mile Martín.
  • 1 de agosto. Periodistas, activistas y ciudadanos se manifiestan afuera del Palacio de Gobierno de Veracruz, en Xalapa, para protestar en contra del gobierno de Javier Duarte y exigir que se esclarezca el crimen.
  • 2 de agosto. Las protestas se extienden al DF y otros estados como Jalisco y Puebla. Organismos internacionales y ONG demandan una investigación que aclare el caso, en particular porque Espinosa y Vera habían acusado amenazas.
  • 4 de agosto. En el DF, autoridades detienen y consignan al primer implicado del caso, Daniel Pacheco. Días después se arrestó a otros dos: Omar Martínez y Abraham Torres. Los tres están acusados de homicidio y robo y actualmente se encuentran bajo proceso penal.
  • 11 de agosto. En Xalapa, Javier Duarte declara como testigo ante la PGJDF. En su declaración, se deslinda del crimen cometido en la colonia Narvarte, dice desconocer si Espinosa o Vera habían sido amenazados y defiende su gobierno.

Violencia en territorio veracruzano

Rubén Espinosa, quien tenía 31 años cuando fue asesinado, dejó Veracruz tras acusar amenazas en su contra. Organizaciones civiles señalan que los periodistas que trabajan en esa entidad encaran presiones de funcionarios o del crimen organizado, pues la zona es una ruta importante para llevar droga a la frontera con Estados Unidos. Según cifras oficiales, de 2010 al 30 de noviembre de 2015 en Veracruz se registraron cuatro mil 296 homicidios dolosos. El año con la mayor cantidad de casos fue 2012, con 968.

Compartir
Artículo anteriorEdición impresa 19/01/2016
Artículo siguienteCinco x Cinco
Periodista y columnista de "El Financiero".