Exprime la jornada notarial

Los descuentos de las jornadas notariales son para siempre

Los descuentos para tramitar inmuebles o hacer un testamento ahora se podrán obtener todo el año en la CDMX

ARTE: MICHEL LARIS

Ana María sabe que la jornada notarial es una buena oportunidad para obtener descuentos. Lo aprendió hace cuatro años, cuando se mudó a la CDMX para cuidar de su madre. En esa época consiguió un descuento en los impuestos de la casa que habitaban las dos en la colonia Del Valle.

Un año después, cuando su madre falleció, obtuvo facilidades para regularizar la casa que había heredado, pues fue hija única.

“En aquella ocasión, la jornada notarial coincidió con la partida de mi madre, por lo que me acerqué a un notario para cambiar la propiedad a mi nombre”, recuerda.

De acuerdo con cifras de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales de la Ciudad de México, el año pasado, más de 130 mil personas se beneficiaron con la jornada notarial, a través de descuentos en el pago de impuestos, derechos de trámites y honorarios. Esto representa un ahorro considerable para el comprador.

Pero las reglas notariales cambiaron en este 2017, pues ahora quienes deseen obtener estos beneficios ya no tendrán que esperar hasta el mes de marzo y abril —cuando iniciaban las jornadas tradicionalmente—, sino que podrán iniciar o darle seguimiento a sus trámites con descuento durante todo el año.

“Antes era necesario que existiera un acuerdo entre toda la gente que participaba: del notariado, del registro público, de Hacienda, de la Procuraduría Fiscal y de la Asamblea Legislativa, porque todos los involucrados tenían que ir cediendo en algún aspecto para que se llevara a cabo. Ahora, al estar en la ley, ya es un programa permanente”, explica Luis Paredes, consejero del Colegio de Notarios.

Otra diferencia es que en las jornadas notariales anteriores era necesario acudir a las plazas públicas y explanadas delegacionales donde se instalaban los módulos de atención para llevar tus documentos, que eran revisados por un notario, quien te asesoraba sobre el proceso.

Ahora, solo hay que acudir a cualquiera de las 250 notarías de la CDMX y realizar los trámites en cualquier fecha.

¿De qué van los descuentos?
Gabriel Rodríguez compró su departamento y había comprometido la mayoría de sus ahorros, así que pensó aprovechar la jornada notarial para obtener un descuento en los impuestos que le generaría la compra.

El problema era que la jornada ocurriría un mes después de que había cerrado el trato para comprar la propiedad.

“En mi caso, tuve que convencer al que me vendió de que me esperara un mes, lo cual no fue difícil, ya que había firmado una promesa de compra-venta y había dado un depósito. Pero si no se hubiera concretado el trato, hubiera perdido una buena parte de mi dinero”, dice Gabriel.

Esta dificultad —que tus trámites coincidan con la jornada— dejará también de ser un problema, pues con este cambio se podrá obtener descuentos de entre el 10 y el 60% en derechos de registro público e impuestos, además de una reducción de hasta 30% en honorarios notariales.

También será más fácil “la regularización de propiedades heredadas, o que una propiedad no está a tu nombre, pero que te corresponde, adquisiciones de inmuebles, cancelaciones de hipotecas y documentos de voluntad anticipada”, dice Luis Paredes.

Lo anterior aplicará para bienes que no excedan de 1 millón 751 mil 682 pesos y que sean exclusivamente de uso habitacional. Eso sí, sólo se puede obtener el beneficio una vez al año por inmueble.

La jornada permanente también contempla a quienes son adultos mayores que vivan en la CDMX, pues también pagarán menos dinero para realizar un testamento. Ahora el costo será de 400 pesos, cuando anteriormente, el trámite representaba un desembolso de hasta cuatro mil pesos.

Derecho desde el principio
Una de las metas de la jornada notarial —desde su creación en el año 2000— es reducir la cantidad de propiedades irregulares, pues se calcula que el 40% de los inmuebles en la CDMX se encuentra rezagado en este estatus, según datos del Colegio de Notarios.

Esto se debe a que “la mayoría proviene de sucesiones y de la mala costumbre de contar con un contrato privado en el que no se verifican los antecedentes. Ambos procedimientos obstaculizan que la propiedad sea liberada”, explica Paredes.

Ana María, por ejemplo, optó por arreglar el estatus legal de su casa después de que un familiar tuvo problemas para vender en una situación similar.

“Finalmente pude habitar la casa sin problemas porque soy hija única y mi padre tampoco está, pero contar con una propiedad en orden me da la posibilidad de venderla o heredarla sin inconvenientes”, dice.

Quienes no regularizan una propiedad, se arriesgan a tener dificultades para heredarla o venderla, por lo que el consejero del Colegio de Notarios recomienda asegurar la certeza jurídica de un bien.

Ese es justo el espíritu de este programa: que tanto los nuevos compradores de bienes raíces como quienes arrastren un trámite inmobiliario tengan facilidades para mantener su patrimonio en regla.

En cifras: 

  • 40% de los inmuebles habitacionales en la Ciudad de México se encuentra en la irregularidad.
  • 18 años llevaban las jornadas notariales como un programa gubernamental de temporada.
  • 4 mil personas se beneficiaron con descuentos en la jornada notarial del año pasado en la CDMX.

 

Compartir
Artículo anteriorEl sabor de Monterrey en la Ciudad de México
Artículo siguienteEdición impresa: 24/04/2017
Reportero titular que a veces juega de editor derecho, formado en redacciones de un par de diarios nacionales, pero siempre cubriendo la ciudad. En los ratos libres me gusta practicar boxeo, no porque esté de moda, sino porque te pone en forma para los ‘chacaleos’.