En busca de datos viales

La SSP fue la dependencia que recibió más solicitudes de información en 2015: tres mil 731. De ellas, 26.39% fue sobre normas de tránsito.

Durante 2015, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) no sólo tuvo días atareados vigilando las calles de la ciudad, sino respondiendo a numerosas solicitudes de información de los capitalinos.

La dependencia fue la institución local que recibió más peticiones a lo largo del año, de acuerdo con estadísticas del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (InfoDF).

En total, hasta la SSP llegaron tres mil 731 solicitudes, es decir, 3.9% de todas las formuladas a los sujetos obligados a cumplir con la ley de transparencia de la ciudad.

La mayoría de esas preguntas —28.08%— estuvo relacionada con acciones de la policía para prevenir y combatir el delito, mientras que en segundo lugar —con 26.39%— se ubicaron las peticiones relacionadas con el tránsito, de acuerdo con una revisión realizada por Máspormás.

Sobre este último aspecto, los ciudadanos preguntaron qué permite y qué prohíbe el Reglamento de Tránsito, dónde están las cámaras que captan las fotomultas, cuál es la incidencia de accidentes y datos sobre infracciones, entre otras cosas.

Algunos ejemplos concretos de lo preguntado son: ¿qué se hace cuando un peatón infringe las normas de tránsito?, ¿la norma aplica igual para menores de edad, legisladores, diplomáticos y militares?, ¿por qué los ciclistas circulan por donde quieren y nadie los infracciona?, ¿puedo usar mi auto que no circula sólo para llevar a mi mamá al hospital? y ¿una multa tiene caducidad?

La cantidad de dudas refleja que el tema del tránsito es una preocupación constante entre los capitalinos, de acuerdo con diversas mediciones.

Por ejemplo, la Encuesta del Dolor del Viajero del Institute for Business Value señala que la Ciudad de México es la más dolorosa del mundo para transportarse. Y según una encuesta de GDV Group y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), también es donde 26% de las personas piensa seguir hablando por celular mientras maneja, 18% invadirá vías de ciclistas, 13% no respetará los pasos peatonales y ese mismo porcentaje conducirá en sentido contrario.

Transparencia aplicada

Además de las acciones contra la delincuencia y de las reglas de tránsito, otro rubro en el que las preguntas son frecuentes es el laboral, es decir, qué se necesita para ser contratado en la SSP, obtener un ascenso o jubilarse.

Alejandro Torres, uno de los cinco comisionados que conforman el pleno del InfoDF, menciona al respecto que esto es muestra de que la transparencia tiene aplicaciones prácticas: no siempre está asociada a la rendición de cuentas, sino a la solución de dudas sobre trámites o actos de autoridad que afectan la vida cotidiana de los ciudadanos.

“El derecho a la información permite ejercer otros derechos, a veces, el derecho laboral”, dice.

“Es positivo [que los solicitantes usen el sistema para cualquier pregunta] porque es un instrumento que le das a la gente para obtener información. Finalmente, de lo que se trata la información es de que pueda mejorar tu calidad de vida. Más allá de saber cuánto gastan [las instituciones] en obras o en qué se gastan el dinero, la información te permite tomar decisiones como ciudadano”, agrega el comisionado.

ESTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: INFOMEX, ¿BOLSA DE TRABAJO?

Por ley, todos los sujetos obligados deben responder a las peticiones que les lleguen, sin importar su tipo. La dependencia es responsable de orientar al ciudadano, sin importar lo que pida o cómo lo haga.

En el caso de la SSP, el año pasado hubo cinco ciudadanos que preguntaron por avistamientos de ovnis y otros por sucesos paranormales, ante lo cual lo adecuado es que la secretaría responda que el asunto no le corresponde porque no se trata de actos de autoridad, dice Torres.

Control interno

Cuando las dudas sobre un mismo tema son recurrentes, una alternativa que tienen las instituciones es recurrir a la transparencia proactiva, señala el comisionado. Esto significa que por cuenta propia pueden tomar acciones para transparentar la información solicitada, como abrir un micrositio.

El año pasado, la propia SSP lanzó uno con información sobre el Reglamento de Tránsito, en el cual subió el contrato que firmó con la empresa que opera las cámaras que captan las fotomultas.

Dentro de la SSP y otras instituciones, explica Torres, otra situación que ha detectado el InfoDF es que son los propios empleados quienes hacen solicitudes de información cuando consideran que jefes o compañeros tienen malos desempeños. Según el comisionado, esto sirve como una herramienta de control interno.

“Es uno de los hallazgos tras 10 años del ejercicio de la transparencia. Uno de los perfiles de los solicitantes que más utilizan la ley es el de los empleados que saben cómo se manejan internamente las cosas, se enteran de alguna irregularidad y hacen una solicitud que les permite después ir a la contraloría y presentar una denuncia. La información, como el sol, es el mayor desinfectante de la corrupción”, asegura.

En cifras

  • 65.8% de las solicitudes dirigidas a Seguridad Pública fue respondido en su totalidad.
  • 34.2% de las solicitudes que recibió la dependencia capitalina fue respondido parcialmente.
  • 2899 solicitudes fueron enviadas a la SSP en 2014, cuando ocupó el tercer lugar en este rubro.
Compartir
Artículo anteriorElectrizantes riffs desde El Caribe
Artículo siguienteMuseos, de la exhibición a la interacción
Rafael Montes es reportero de la ciudad desde hace siete años. Apasionado de la movilidad, el urbanismo y el medio ambiente. Ciclista y peatón cotidiano, no tiene auto y sólo de ser muy necesario deja la bici para subirse al Metro o al coche de su novia.