Parques para ti y para tu perro

Parques para pasear a tus perros en la ciudad
Parques para pasear a tus perros en la ciudad

La ciudad tiene lugares destinados sólo para perros, pero también hay sitios donde dueños y ‘peludos’ improvisaron sus áreas de juego.

ARTE: ALBERTO MONTT

Fabrizio y Hank llevan desesperados todo el día, esperando a que llegue la tarde y sea hora de su paseo.

Fabrizio, un pug de poco más de un año de edad, es tranquilo y espera junto a la puerta, mientras que Hank, un bulldog francés, salta y se jalonea cuando Gabriel Cruz, su dueño intenta controlarlo.

Ellos suelen pasear juntos cuando Gabriel llega a casa del trabajo, pero más que un paseo diario es, más bien, su hora de hacer ejercicio.

“Voy principalmente al parque de los Venados, porque es el que me queda más cerca, después al parque Hundido, lo prefiero sin duda porque ese sí tiene un área específica para perros que es muy grande y está cercada”, dice Gabriel.

Él disfruta pasear a sus perros, como también parecen disfrutarlo alrededor de un millón 200 mil perros con dueño que habitan en la capital, de acuerdo con los Servicios de Salud Pública de la ciudad.

Sin embargo, encontrar un espacio para disfrutar con tu perro no es cosa fácil, de los más de 4,200 parques, jardines y alamedas que hay en la ciudad, sólo existen cuatro que tienen un área exclusivamente diseñada para perros.

El área para perros de la plaza Lázaro Cárdenas, en Eje Central esquina con Dr. Erazo, en la colonia doctores, fue la primera, pero también las hay en el parque México, en la colonia Condesa, que tiene mil metros y tres fuentes para que tus perros corran con libertad; el recién remodelado jardín Alexander Pushkin, con 400 metros cuadrados, donde 35 perros pueden convivir al aire libre, y en el parque Hundido, en la colonia Insurgentes Mixcoac, cuenta con un área especial para perros donde puedes llevar juguetes para tu perro.

“Pueden correr libremente porque son áreas especiales, si quieren correr a toda velocidad, pueden jugar con otros perros, puedes llevarles juguetes, pelotas y hasta los puedes entrenar. Creo que lo que les gusta es la sensación de libertad, de que pueden estar sueltos sin ningún problema”, dice Gabriel, quien suele ir al parque Hundido con Fabrizio y Hank los fines de semana o cuando le sobra tiempo después de trabajar.

El espacio que se adapta

Alejandra y Wallace son inseparables y su momento más importante del día es cuando pasean juntos por Polanco.

Ante la falta de un parque para perros en la zona, Alejandra lleva a Wallace, un pastor ganadero australiano de cinco años de edad, al parque América, frente a la iglesia de San Agustín, en Polanco.

El parque tiene un área que los amantes de los perros han adoptado como suya y donde conviven con sus mascotas, mientras vigilan que no haya altercados entre ellas.

“La convivencia es buena, he conocido a varios vecinos que han adoptado perros en situación de calle y hay un grupo perruno que se junta aquí entre las 19 y 20:30 h de lunes a viernes”, dice Alejandra.

De hecho los grupos locales de dueños de perros se han vuelto comunes en colonias donde hay parques, y son ellos quienes han comenzado a adaptar sus propias áreas para perros, aunque sean improvisadas.

En el parque de los Venados, por ejemplo, hay un grupo numeroso de personas que a lo largo del día se reúne para cuidarse entre si mientras pasean a sus perros.

“Hay un área donde los visitantes llevan a sus perros y los puedes soltar, y entre todos los están cuidando. Yo diría que es como una comunidad donde platican, se dan consejos sobre perros y te ayudan, llega un momento en que hasta los conoces por nombre”, dice Gabriel.

Entre los parques donde existen comunidades de este tipo está el parque Alfonso Esparza Oteo, en la colonia Nápoles; el parque Tamayo, a espaldas del Museo Rufino Tamayo; el parque Lincoln, en Polanco; el parque Las Américas, en la Narvarte, y la zona junto al lago en la segunda sección del Bosque de Chapultepec —una de las zonas del bosque donde sí están permitidos los perros—.

Toma tus precauciones

Los parques regulares son quizá la solución más socorrida por quienes no viven cerca de un parque con área para perros, sin embargo, las autoridades recomiendan tomar precauciones, principalmente no perder nunca de vista a tu perro.

“Normalmente [los ladrones] se llevan a las mascotas cuando salen a pasear, porque se descuida el dueño y de repente ya no encuentra a su mascota, o les cortan la correa o se los llegan a arrebatar a sus propietarios”, dice Óscar Montes de Oca, subprocurador de averiguaciones previas desconcentradas de la procuraduría local.

De acuerdo con la Procuraduría de Justicia de la capital, cada cuatro días se roban a una mascota en la ciudad. La seguridad es algo que preocupa a los dueños que pasean con sus perros en parques sin áreas exclusivas para perros, pese a que existen comunidades donde se apoyan.

“No son lo mismo, es muy distinto a un parque abierto sin zona para perros que uno que sí lo tiene. Tú como dueño de un perro sientes una seguridad diferente al instante”, dice Gabriel.

En cifras:

  • 4 parques que cuentan con áreas exclusivas para perros hay en la Ciudad de México.
  • 1,000 metros cuadrados de espacio tiene el parque más grande para perros.
  • 4,200 parques, alamedas y jardines regulares existen en la capital.
Compartir
Artículo anteriorPaseos en bici para este fin de semana
Artículo siguienteCrucigrama 15 de Octubre 2016
Reportero titular que a veces juega de editor derecho, formado en redacciones de un par de diarios nacionales, pero siempre cubriendo la ciudad. En los ratos libres me gusta practicar boxeo, no porque esté de moda, sino porque te pone en forma para los ‘chacaleos’.