Lords contra policías

Las historias de ciudadanos prepotentes tienen en común la actuación de la policía, que parece incapaz de frenar a quienes infringen la ley.

ARTE: MICHEL LARIS

En el video se observa a dos mujeres que gritan a un policía capitalino a mitad de la calle. Es de noche y ambas van y vienen entre su camioneta y el uniformado, a quien insultan repetidamente, manotean e incluso tratan de abofetear.

Mientras espera que lleguen refuerzos, el agente lleva su gorra en la mano, retrocede al paso de sus interlocutoras y no da señales de tener control de la situación. Finalmente, recibe el apoyo de otros compañeros, quienes tampoco logran detener a las protagonistas del episodio.

Al mismo tiempo que lanzan más insultos, las mujeres simplemente suben a su vehículo y se van del lugar.

El video fue grabado hace cinco años y se difundió con el nombre “Las ladies de Polanco”. Se trató del primer registro de conductas prepotentes por parte de ciudadanos que se hizo viral y, también, fue una prueba de la falta de pericia de la policía de la Ciudad de México para lidiar con este tipo de comportamientos.

Tan sólo este año se han dado a conocer más evidencias de este problema.

Un ejemplo fue el caso del llamado Lord Audi, el joven que circulaba sobre Eje 7 Sur y agredió a un ciclista y a un uniformado cuando éste trató de reprenderlo.

Otro caso ocurrió sobre avenida Mariano Escobedo, donde un agente se agarró a golpes con un motociclista a quien había intentado detener. Según se observa en un video, la pelea duró unos minutos y terminó cuando otros policías se llevaron a su compañero, entre gritos de testigos que lo acusaban de haber empezado la agresión.

Y hace apenas unos meses, se difundió otra grabación de un uniformado riñendo con dos mujeres en plena vía pública.

De acuerdo con especialistas en seguridad, todos estos casos indican que la policía capitalina carece de la preparación suficiente para lidiar con quienes infringen la ley, a pesar de que cada elemento debe recibir un entrenamiento básico de seis meses y capacitación constante.

“En unos meses, ¿qué aprende una persona? Aprende a marchar, algo de adiestramiento con las armas, quizá algo de códigos y claves policiales, ¿y qué más?”, cuestiona Martín Barrón, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe).

“Perdón, pero por eso tenemos un problema, porque la capacitación es sumamente deficiente. En unos meses no se forma a una persona para ser policía profesional”, insiste el experto.

¿Policías formados?

Actualmente, la Ciudad de México tiene una fuerza policial de 84 mil uniformados. Tal cantidad supera a la de cualquier otra entidad del país, pero los especialistas advierten que esos agentes trabajan en condiciones precarias y no son debidamente formados.

Barrón dice al respecto que en otros países se considera que ser policía es una carrera de largo plazo, no una actividad para la que basta con tomar un curso exprés.

Además, los expertos mencionan que los policías ahora necesitan conocimientos más sólidos de los que requerían hasta hace unos años, pues la reforma de justicia penal —vigente desde junio— los obliga a saber de derechos humanos para que cualquier detenido tenga un debido proceso.

Autoridad sin autoridad

Entre las normas que regulan la actuación de la policía en la capital, la Ley que Regula el Uso de la Fuerza de los Cuerpos de Seguridad Pública establece desde 2008 qué pasos debe seguir un oficial para realizar una detención.

Por ejemplo, indica que existen cuatro niveles de uso de la fuerza: 1) persuasión verbal a quien infringe la ley, 2) reducción de los movimientos del infractor, 3) uso de armas incapacitantes no letales y 4) uso de armas letales para someter a personas con conductas violentas agravadas.

Esto significa que los policías están facultados para someter a ciudadanos infractores, como los lords y las ladies, pero los especialistas advierten que sus superiores no los preparan para actuar en estos casos de altanería y abierto desafío a la autoridad.

“Lo que se tiene que ver es si en realidad se les está diciendo a los policías en la capacitación qué corresponde hacer en cada caso. Eso es un problema de la logística dentro de las corporaciones”, dice Barrón.

René Jiménez Ornelas, académico del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, menciona que otro factor de peso es la falta de respeto hacia la autoridad, que se agrava cuando la ciudadanía percibe que las instituciones son corruptas.

“La legitimidad hace que tú confíes en la policía, y no confías cuando ves que en los semáforos hay policías que sólo andan viendo en qué fallaste para poderte multar o extorsionar”, explica el investigador.

Desde esa perspectiva, agrega, los uniformados necesitan trabajar en dos vías: primero, fortalecer sus capacidades para reaccionar frente a ciudadanos prepotentes; segundo, pulir su imagen para que el capitalino de a pie los vea como una figura que merece su respeto.

De no ser así, más y más casos de lords y ladies llegarán a las redes sociales y seguirán dando de que hablar.

En cifras

  • 84 mil policías tiene la Ciudad de México, de acuerdo con estadísticas oficiales.
  • tipos de policía tiene la capital, según la legislación local: la preventiva y la complementaria.
  • categorías integran la policía complementaria: auxiliar y bancaria.
Compartir
Artículo anteriorFotogalería I Tarde o temprano estaremos contigo
Artículo siguienteEdición impresa 7/09/2016
Reportero titular que a veces juega de editor derecho, formado en redacciones de un par de diarios nacionales, pero siempre cubriendo la ciudad. En los ratos libres me gusta practicar boxeo, no porque esté de moda, sino porque te pone en forma para los ‘chacaleos’.