Riesgos en el Constituyente

Los retos para la CDMX vendrán tras la elección, dice José Woldenberg, en esta segunda entrevista sobre la Constitución local.

A dos días de los comicios para elegir a una parte de la Asamblea Constituyente de la capital, José Woldenberg cree que la jornada transcurrirá sin problemas. Para el académico, quien encabezó el Instituto Federal Electoral (IFE) cuando el PRI perdió la presidencia en el año 2000, los desafíos para la ciudad vendrán después, luego de que este organismo se instale y comience a discutir la primera Constitución local.

En ese proceso, los asambleístas analizarán la propuesta que presentará el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, un documento en el que el propio Woldenberg participa como asesor externo.

¿Qué opinas de que el INE asignara a todos los partidos el mismo presupuesto para las campañas de sus candidatos?

El INE [Instituto Nacional Electoral] asignó el mismo financiamiento a todos los partidos porque no existía norma al respecto y porque la propia ley decía que, a falta de norma, el INE debía regular. En principio, me parece bien que todas las planillas de partidos tengan los mismos recursos. En teoría, eso tiende a equilibrar las condiciones de la competencia.

En la práctica, ¿qué opinas acerca del derrotero que ha tomado la figura de los candidatos independientes en esta contienda?

Entiendo que al final los presuntos candidatos independientes lograron su registro porque entregaron las firmas que se requerían, alrededor de 75 mil, si mal no recuerdo. Eso demuestra que se puede cumplir con esa condición. El problema de esta elección es que no existen distritos uninominales que hubiesen requerido mucho menos firmas para poder competir en una circunscripción pequeña: un distrito. Dado que sólo hay listas de partidos, para alcanzar una justa proporcionalidad entre votos y escaños, un candidato independiente es considerado como una “lista de uno”, por lo que debe recabar 1% de las firmas en relación a la lista nominal.

Creo que hay que dimensionar las anomalías en las firmas [registradas en reportajes recientes como uno que publicó Héctor de Mauleón en El Universal]. Los muertos añejos sin duda son una anomalía injustificable y un intento de burla a la autoridad. Los encarcelados siempre han sido un porcentaje infinitesimal del padrón. Y los cambios de domicilio son comunes y corrientes. Piensa en los jóvenes que abandonan el hogar paterno o materno y no le reportan al INE ese cambio de domicilio. En todo caso, lo importante es que la autoridad cotejó las firmas y validó las más, y descalificó aquellas que resultaron inconsistentes. No me extraña que alguien intente llenar el requisito acudiendo a malas prácticas.

Los candidatos independientes pueden ser una inyección de vitalidad. Y sin duda le generan un contexto de exigencia mayor a los partidos. Ahora bien, todo candidato independiente forma un partido, aunque sea micro. No hay escape. En el momento en que una persona aparece en la boleta, se dota de una organización para hacer campaña, y eso en español se llama partido.

ESTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LA CDMX PUESTA DE CABEZA

¿Crees que el INE ha hecho un trabajo adecuado para evitar malas prácticas electorales y establecer condiciones de equidad?

El INE está cumpliendo con la misión que le encomendaron. Es una institución que realiza elecciones con un alto estándar de calidad. De hecho, los eslabones fundamentales del proceso ya ni siquiera se discuten: padrón, organización, capacitación, PREP, conteos rápidos, etcétera. Lo que a mí me extraña es que una elección de la Ciudad de México no le haya sido encargada al Instituto Electoral del DF. Seguimos centralizando y no sé si convenga.

¿Qué riesgos adviertes en las próximas elecciones?

En el proceso no veo riesgos. Vamos, creo, a tener unas elecciones normales. Pero habrá que ver el comportamiento de los grupos en la Asamblea Constituyente. Los riesgos son, creo, dos: a) sobreactuar, querer ir más allá de los límites que fija la Constitución [nacional] en el artículo 122, o b) subactuar, hacer menos de lo que realmente sí se puede hacer.

En general, ¿cuál es tu opinión acerca de la estrategia que ha asumido el Gobierno de la ciudad en todo este proceso?

El Gobierno de la ciudad por supuesto quiere explotar la celebración de la Asamblea Constituyente como un triunfo propio. Y en parte lo es. Se trata de una asignatura pendiente que por fin se logró. Me imagino que no sin negociaciones bastante complicadas. No me explico de otra manera que se haya optado por 40% de asambleístas designados, algo realmente injustificable. Que, además, el jefe de Gobierno haya designado una comisión redactora del proyecto de Constitución me parece un acierto. Se trata de un grupo, creo que de 28, en el que están personas calificadas, con buena fama pública, y que esperemos entreguen una Constitución armónica y, como muchos han dicho, de avanzada.

En cifras

  • 100 integrantes tendrá el Constituyente: 60 elegidos por voto y 40 designados.
  • 28 personas conforman la comisión redactora del proyecto de Constitución.
  • 20 asesores externos apoyan también en la elaboración de la propuesta de Miguel Mancera.