Salvando la economía

La economía familiar de los hogares capitalinos podría sufrir si no se planean gastos e inversiones. Arte, Alberto Montt
La economía familiar de los hogares capitalinos podría sufrir si no se planean gastos e inversiones. Arte, Alberto Montt

El próximo año tiene pronósticos financieros con tasas de interés altas y precio de gasolina libre, lo que golpeará a los hogares de la CDMX.

ARTE: ALBERTO MONTT

La cuesta de enero podría durar todo el año si no se tiene un control sobre las finanzas personales. Especialistas prevén que 2017 se caracterizará por un aumento en la tasa de interés en los Estados Unidos y por ende, en México, por lo que el consejo es ahorrar más y reducir las deudas.

Diciembre es un mes en el que el consumo de los mexicanos incrementa 6% más que en el resto del año, de acuerdo a la red de investigación Kantar World Panel y,  para mantener finanzas sanas, se recomienda destinar 10% de los ingresos al ahorro.

“Hay que tomar en cuenta que el pronóstico de inflación para 2017 es el más elevado que hemos vivido en los últimos tres años”, dice Leticia Armenta, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey (ITESM), quien advierte que el próximo año alcanzará un 4%.

“Suena obvio, pero mucha gente no lo hace de esa manera: hay que comparar precios, planear el gasto y no gastar sin un plan”, insiste Armenta.

Para tener un control, el presupuesto mensual se puede dividir en tres rubros: gastos necesarios, que incluyen pagos de servicios, renta o hipoteca, y liquidación de deudas;  gastos emergentes, como salud, reparaciones de auto o casa; y gastos periódicos, donde se incluya el predial, la tenencia y seguros.

De la misma manera, se deben reducir los gastos superfluos, como ocio y compras de productos innecesarios. También ayuda poner especial cuidado en los gastos hormiga, como cigarros y antojos.

Tarjetas de crédito con cuidado En 2016, el Banco de México (Banxico) elevó cinco veces las tasas de interés. La última ocasión fue el 15 de diciembre, cuando ésta alcanzó el 5.75%. Es a través de esta tasa que los bancos fijan el costo de diversos créditos.

“Al ser una tasa libre, ese 5.75% es de interés objetivo. En palabras simples: es una tasa piso que repercute en las tasas bancarias. A partir del próximo año observaremos que éstas tenderán a elevarse, aunque no en la misma proporción”, dice Armenta.

Por ello, el uso limitado de la tarjeta de crédito y el pago a tiempo puede evitar que el consumidor caiga en deudas cuyos intereses acaben por mermar su economía.

“Hay que tener en cuenta que el próximo año Banxico seguirá elevando las tasas, en tantas ocasiones como este año y en proporciones mayores”, recomienda.

Esto se deberá no sólo por la reacción de México ante la política económica que lleve a cabo el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sino también por factores internos, como el aumento en el precio de la gasolina a partir de la liberalización de la variable en 2017.

“Uno de los controles de Banxico es el inflacionario. Para contrarrestar la inflación eleva la tasa de interés, es una política reactiva. El porcentaje al que se eleve dependerá de las reacciones del mercado, fundamentalmente en la formación de precios”, explica la especialista.

El riesgo de invertir

El aumento en las tasas de interés no es del todo negativo, ya que puede beneficiar algunas inversiones.

En los últimos años, uno de los mecanismos de inversión más socorridos son los bonos de gobierno.

“En la crisis financiera internacional de 2008, los bonos fueron muy atractivos porque son instrumentos de riesgo muy bajo y con tasas de interés interesantes”, dice Armenta, pero la especialista también considera que el próximo año los bonos que emite el gobierno mexicano quizá no sean los más interesantes.

Por ello, Leticia Armenta recomienda que se haga un presupuesto de inversión y después de elija si se quiere invertir en un producto que tenga un interés fijo, con poco riesgo o uno con una tasa que sea más atractiva, pero donde el riesgo de perder la inversión es más alto.

“Hay quien prefiere instrumentos seguros, que castigan el rendimiento a favor del bajo riesgo. Otros son capaces de arriesgarse en la inversión y no entrar en pánico con una caída de la bolsa. Los activos deben elegirse de acuerdo al tipo de persona”.

De acuerdo con Armenta, las tasas de interés bajas de los últimos ocho años llegarán a su fin en 2017. Por lo que también se debe ser cuidadoso en caso de adquirir un crédito hipotecario, por lo que hay que revisar a conciencia el contrato y saber si la tasa de interés que maneja es fija o variable.

“La más común es la tasa de interés flexible, que se incrementa en conjunto con la economía, a diferencia de la tasa fija. Cuando un contrato se realiza en tasa flexible hay que poner especial atención en los indicadores que la empresa toma en cuenta para modificarla”, recomienda.

Comparar opciones es la clave para no endeudarse con un crédito: “No se trata únicamente de analizar qué créditos son los más bajos, sino de revisar a qué nos comprometen las cláusulas de un contrato”.

La misma recomendación y cuidados se deben tener en caso de créditos automotrices. La finalidad, afirma Armenta, es elegir el producto que más beneficios nos traiga y se adecue a nuestras posibilidades.

En cifras:

  • 10% de los ingresos es lo mínimo que se debe ahorrar, según especialistas.
  • 4% podría alcanzar el incremento de la inflación durante el próximo año.
  • 5.75% es la tasa de interés que fijó Banxico como referencia para créditos.