No caigas en mitos, sé un donador voluntario

donador-donación

En la Ciudad de México cinco de cada cien personas es donador voluntario de sangre…

Todos los días hay personas que requieren donaciones de sangre. Accidentes, cirugías, partos, enfermedades crónicas son los principales factores por lo que los bancos de sangre deben estar abastecidos, sin embargo, la falta de voluntarios, los requisitos que se deben cumplir y los mitos alrededor del tema hacen que nuestro país padezca escasez de dicho tejido en casos de emergencia.

La donación altruista en México equivale al 2.7% y en la Ciudad de México se ubica en un 5%, es decir, solo 5 de cada 100 personas acude voluntariamente a algún centro de salud, hospital o banco de sangre para hacer una donación.

El resto, según datos de la Secretaría de Salud, es por reposición, es decir, cuando algún familiar o amigo la requiere para acceder a un tratamiento médico, por enfermedad o accidente y dependiendo la gravedad de la situación los hospitales solicitan un número determinado de donadores, quizá por eso todos conocemos a alguien que en algún momento nos ha pedido apoyo o que ha solicitado ayuda a través de redes sociales.

En nuestro país, desde 1987 está prohibida la donación de sangre remunerada y el artículo 327 de la Ley General de Salud señala la prohibición de la comercialización y la meta de la Organización Mundial de la Salud es que para 2020 todos los países obtengan suministro de sangre de donaciones voluntarias, sin embargo, a un año de distancia, México sigue muy lejos del objetivo.

¿Qué se necesita para ser donador?

Cada 14 de junio se conmemora el Día Mundial del Donante de Sangre por ser la fecha de nacimiento de Karl Landstenier, médico austriaco ganador del Premio Nobel por el descubrimiento del sistema de grupo sanguíneo ABO. Si te interesa convertirte en donador voluntario o lo necesitas hacer por reposición, te decimos qué requisitos debes cumplir.

De acuerdo con datos de la Cruz Roja, entre los requisitos para ser donador de sangre están tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilogramos y medir más de 1.50 metros. No debes padecer gripe, cuadros infecciosos agudos, diabetes o hipertensión, tampoco estar embarazada o en periodo de lactancia.

Deberás tener 72 horas libres de cualquier tipo de medicamento y 48 sin haber bebido alcohol. El día de la donación necesitas un ayuno de por lo menos seis horas y comida sin grasas un día antes, además de que deberá haber pasado un mes de la aplicación de alguna vacuna.

Si nunca has donado sangre seguro no conoces el procedimiento, pero este consiste en revisar un folleto informativo y llenar un formato con tus datos generales. Un médico te hará algunas preguntas y tomará tus signos para conocer tu estado de salud, te sacarán un poco de sangre para realizarte una prueba de anemia y una vez que te consideren apto, te extraerán 435 centímetros cúbicos de sangre, equivalentes a la décima parte del volumen total.

Como parte de los beneficios de ser donador podrás conocer tu grupo sanguíneo y factor Rh, recibirás un documento en el que podrás conocer tu estado general de salud, tus niveles de glucosa, colesterol y tus niveles de plaquetas y glóbulos rojos y blancos, sin contar que podrás salvar hasta tres vidas con tu donación.

No caigas en los mitos, sé un donador

¿Me puedo enfermar por “la pérdida de sangre”?

Al donar no experimentarás problemas de salud, salvo algún mareo que no ocurre en todos los casos. De acuerdo con datos de Cruz Roja, para recuperar el volumen bastarán 24 horas y los componentes de la sangre se regenerarán en 42 días sin que esto represente un problema de salud.

Por ello en los días siguientes a la donación deberás alimentarte de forma habitual, tomar muchos líquidos y reducir el consumo de alcohol y tabaco; mientras que durante no deberás asolearte, ni hacer esfuerzos repentinos o prolongados.

Pertenezco a la comunidad LGBTTTI, ¿puedo donar?

La Norma Oficial Mexicana (NOM) 253 para la Disposición de Sangre Humana eliminó en 2012 las restricciones para que las personas homosexuales y bisexuales fueran excluidas de la donación de sangre. Actualmente solo deben cumplir con los requisitos básicos.

¿Qué pasa si tengo tatuajes o piercings?

Las personas que tengan tatuajes o perforaciones en la piel no podrán donar en los primeros 12 meses después realizado. Ese tiempo se considera un periodo de ventana en el que se puede descartar que haya alguna enfermedad o riesgo de infección sanguínea.

Dentro de este grupo se incluyen quienes han recurrido a la acupuntura, los que hayan sufrido algún accidente con exposición a sangre o secreciones o quienes hayan tenido contacto directo con personas con heridas.

Y si padecí hepatitis…

La hepatitis A no será condición de rechazo si la padeciste antes de los 10 años. La hepatitis B y C sí son razones excluyentes.

¿La sangre caduca?

Sí caduca, sin embargo los 462 bancos de sangre que hay a nivel nacional y los 65 de la CDMX cuentan con condiciones para mantenerla en perfecto estado. Los glóbulos rojos se pueden conservar hasta 42 días a 4 grados,  las plaquetas se mantienen siete días en agitación en una temperatura de 22 grados y el plasma dura dos años congelado a -40 grados.

Sin embargo a nivel mundial cada cuatro segundos se requiere alguno de los componentes de la sangre, la circulación y uso de este tejido es continuo y por ello todos los días se requieren donadores altruistas.

Se puede donar más de una vez

Sí se puede. Una mujer puede donar tres veces al año y el periodo menstrual no es impedimento, mientras que los hombres tienen la posibilidad de donar hasta cuatro veces, con una separación de dos meses entre cada una. Según estimaciones de la plataforma Blooders –especializada en conectar donadores con quienes necesitan sangre–, si una persona dona cada año entre sus 18  y los 65  puede contribuir a salvar alrededor de 500 vidas.

Te puede interesar: Fumar o no fumar