Ser joven en la CDMX

La inseguridad, la precarización de la vida, el bienestar y la falta de oportunidades escolares y laborales son los temas que más dudas provocan a los chilangos de entre 12 y 29 años

Cada 12 de agosto se conmemora el Día Internacional de la Juventud, pero ¿sabes qué les gusta a los jóvenes de la Ciudad de México, cómo utilizan su tiempo, los temas que más les preocupan, su estado de salud y las condiciones en las que viven?

De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en la Ciudad de México hay alrededor de 2 millones 637 mil 314 jóvenes. Del total, las alcaldías con la mayor población juvenil son Iztapalapa (602,530), Gustavo A. Madero (357,232), Álvaro Obregón (231,822), Tlalpan (212,592) y Cuauhtémoc (155,331).

El promedio de edad de los jóvenes que viven en la CDMX está entre los 18 y 29 años, con el 70%, y el resto entre los 12 y 17. Del total, el 64% son mujeres. El 45% tiene hasta el bachillerato como nivel máximo de estudios, el 27% educación básica y el 24% licenciatura. Más de la mitad de los jóvenes capitalinos se dedica a estudiar y tres de cada diez trabaja en la formalidad, informalidad y por cuenta propia.

En 2016, el estudio Los mejores lugares para ser joven en América Latina, elaborado por la plataforma Dada Room, arrojó que la Ciudad de México es el mejor lugar para vivir siendo joven por aspectos como alternativas de estudio, de trabajo, calidad de vida y para compartir departamento. 

Los temas que les importan

En 2018, el Instituto de la Juventud de la Ciudad de México realizó la Encuesta de Tendencias Juveniles 2018 en la que se le preguntó a una muestra de casi 25 mil jóvenes capitalinos, los temas que más les preocupan.

Al respecto de la agenda global, la salud y bienestar, el acceso al agua limpia y saneamiento, la educación de calidad, ponerle fin a la pobreza, tener un trabajo decente, el crecimiento económico y la igualdad de género son las temáticas que más les importan.

Mientras que sobre el lugar en el que viven, las principales problemáticas que enfrentan los jóvenes chilangos son la delincuencia y violencia; la contaminación; la falta de agua potable; el tratamiento y recolección de basura; así como los salarios insuficientes y la alta desocupación laboral.

Entre las soluciones que proponen están aumentar el número de patrullas y tener policías mejor capacitados, que haya más oportunidades de trabajo y mejores salarios, y que el transporte sea más económico. 

También opinan que para mejorar sus condiciones de vida necesitan más espacios deportivos, mejores servicios de salud pública, que la educación media y superior sea de más fácil acceso y gratuita, que haya internet público en toda la ciudad, corredores culturales, campañas contra la discriminación y mayor infraestructura ciclista.

En temas personales, las principales preocupaciones de los jóvenes son no tener dinero, sacar buenas calificaciones, fracasar, no poder hacer amigos, no cumplir con las expectativas de los demás, la muerte, el aspecto físico, no tener pareja o no conseguir algo que quisieran poseer.

Otro de los temas que más interés les causa es el tema de la vivienda, pues cada vez es más común que regresen a casa de sus padres después de haberse ido, según reporta el estudio Millennials mexicanos y vivienda, ¿qué buscan y cómo quieren vivir?, realizado por vivaanuncios.com, portal especializado en bienes raíces.

Alrededor del 37% volvió al hogar familiar porque se quedó sin empleo; al 32% no le alcanzó para el pago de la renta; 21% experimentó sentimiento de soledad y al 10% no le gustó la experiencia de vivir con un roomie.

¿Y en materia de salud?

La salud mental se ha convertido en uno de los temas más importantes entre los jóvenes capitalinos. Se estima que, en algún momento, el 15% ha preferido morir o ha intentado quitarse la vida en una ocasión, y el 8% lo ha pensado varias veces. 

Las mujeres de 18 a 29 años son el grupo más expuesto y las emociones que lo provocan son el dolor físico o emocional, el fracaso, la frustración, el miedo, la violencia, el estrés, la decepción amorosa, falta de oportunidades, las deudas y el rechazo social. Incluso, el 16% asegura sentirse confundido con frecuencia, sobre todo cuando debe tomar decisiones.

También se estima que el 23% no tiene una buena comunicación con sus padres y el 35% considera que su familia no conoce lo que están viviendo, sintiendo o pensando, en este rubro, las edades más vulnerables son de los 12 a los 17 años. Del total, solamente dos de cada diez hablan con sus padres sobre sexualidad y uno de cada diez dice que no existe comunicación sobre el tema.

El 87% de los jóvenes inició su vida sexual después de los 13 años, y el 13% lo hizo antes. El 22% de las mujeres capitalinas se ha enfrentado a un embarazo no deseado y 9% ha recurrido a la interrupción legal del embarazo.

En cuanto a su relación con la tecnología, el 28% ha sido acosado o insultado en redes sociales. Los jóvenes de la Ciudad de México pasan de cuatro a siete horas al día frente a una pantalla de celular, computadora, tablet o televisión, lo cual les ha traído problemas de salud, incluida la ansiedad.

Al respecto del uso que le dan al internet, destacan recibir y enviar correos electrónicos, escuchar música, redes sociales, reproducción de videos, ver programas y series y buscar información. Además de aplicaciones para encontrar empleo y para ligar.

Te puede interesar: Una ciudad de ríos sin agua