El tránsito se digitaliza

Las autoridades pondrán en marcha un distrito digital en Santa Fe, con lo que buscarán recolectar información vía celular para mejorar la movilidad en la zona. Arte, Michel Laris.
Las autoridades pondrán en marcha un distrito digital en Santa Fe, con lo que buscarán recolectar información vía celular para mejorar la movilidad en la zona. Arte, Michel Laris.

Las autoridades quieren que tu celular les diga cómo te mueves por Santa Fe, para ver si pueden desenredar ese gran nudo vial.

ARTE: MICHEL LARIS

La Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (Semovi) está esperando que quienes visitan o se mueven por Santa Fe les ayuden a resolver el problema de tránsito en el poniente de la ciudad, donde se implementará el primer Distrito Digital, una estrategia que consiste en que todas las personas que se muevan por la zona, ya sea a pie, en bicicletas, automóviles o transporte público, colaboren con información a través de aplicaciones móviles de geolocalización.

La expectativa del gobierno local es que se mejore la movilidad a través de un servicio que, en tiempo real y con información que proporcionen los usuarios, solucione problemas específicos como ubicar una dirección, la ruta con menos tráfico, el transporte que más conviene y las mejores vías para circular en bicicleta.

Se trata de una estrategia similar a la que se usa en grandes metrópolis como Londres o Nueva York y que también es utilizada por aplicaciones como Waze o Google Maps, que se alimentan de información generada por sus usuarios.

“La movilidad a través de interfaces le va a dar tres características a cada viaje: lo hace hiperespecializado, interconectado y además de usar información de otros, produce una propia, es decir, se generaría Big Data que ayudaría al gobierno con la toma de decisiones”, dice Laura Ballesteros, subsecretaria de Planeación de la Semovi.

La implementación en Santa Fe se debe a que es una de las zonas con mayores problemas de tránsito debido a las pocas vías de acceso y de transporte público.

Un estudio de la asociación en temas de movilidad CTS Embarq reveló que quienes se trasladan a Santa Fe de manera regular pasan hasta 26 días al año atorados en el tránsito, pues cada día se realiza un promedio de 850 mil viajes, nueve de cada diez de ellos en automóviles particulares.

“Es una zona muy congestionada, alejada de los transportes públicos masivos y atrae muchos viajes. Necesita conectarse mejor. Con este proyecto el gobierno tendrá que buscar soluciones. Algunas podrían ser muy costosas, pero habrá que generar alternativas”, considera Gonzalo Peón, director adjunto del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo en México (ITDP, por sus siglas en inglés).

La estrategia comenzará a funcionar a partir de abril y, de acuerdo con Laura Ballesteros, ya existe un acercamiento con vecinos, universidades del área y empresas que utilizan transportes corporativos, para colaborar con el proyecto piloto, que tomará dos meses de mediciones.

La meta de este proyecto de movilidad digital es que los datos recolectados permitan implementar una política que reduzca 70 mil viajes diarios en automóviles particulares.

Si la prueba piloto funciona, se probará la estrategia en otros puntos de la ciudad, como las zonas del Centro, Polanco-Granada y el corredor de Reforma.

Varios problemas, ¿una solución?

Medir los viajes que hace la gente en diferentes tipos de transporte en tiempo real es parte de una tendencia tecnológica que se aplica en varias ciudades del mundo. Implica la recolección de grandes cantidades anónimas de datos —Big Data—, que sirven para predecir, por ejemplo, hacia dónde se mueve la gente y qué transporte usa.

“Hay veces en que la gente no elige el transporte público porque no sabe si podrá llegar a tiempo, si habrá algún problema. El beneficio de los datos es que con ellos sabrás en tiempo real cómo está el servicio, podrás planear viajes de mejor manera y será más sencillo ubicar una ruta sabiendo en cuánto tiempo va a pasar un microbús”, explica Gonzalo Peón.

Desde hace varios años, el gobierno de la ciudad ha implementado programas de recolección de datos en diversos intentos por mejorar la movilidad de la capital.

Por ejemplo, el año pasado la Semovi organizó un mapeo de todas las rutas del transporte público concesionado, con la ayuda de usuarios que accedieron a ser geolocalizados durante sus trayectos.

En el concepto de los distritos digitales se contempla la combinación de bases de datos de distintas fuentes, como usuarios, aplicaciones de movilidad e, incluso, Uber y Cabify, que a través del acuerdo regulatorio que tienen con la capital, deben entregar información de origen, destino y tiempo de los viajes que hacen.

Esta estrategia fue organizada en cinco ejes, en los que enfocarán las nuevas mediciones que hagan. El primero consiste en la gestión de las vialidades, es decir, cómo mover a la gente a través de las calles en distintos tipos de transporte.

El segundo eje es la gestión del estacionamiento, no sólo con uso de parquímetro sino de aparcamientos colaborativos, en donde la gente pueda dejar su coche y luego se suba al transporte. La tercera gestión es del espacio público e implica ver la calle como un espacio para moverse, tener recreación, áreas verdes y descanso peatonal. 

El cuarto eje es la gestión de la movilidad en el que se contempla la integración de todos los sistemas de transporte disponibles.

Por último, está la generación de datos, pues al conocer los orígenes, destinos y tiempos, los servicios podrán acoplarse a las necesidades del usuario.

En cifras:

  • 850 mil viajes diarios se realizan en Santa Fe, la mayoría en vehículos particulares.
  • 2 meses de observación y medición durará el proyecto piloto de Distrito Digital en Santa Fe.
  • 70 mil viajes en auto al día es lo que se busca reducir a través de esta nueva estrategia de movilidad.
Compartir
Artículo anteriorSOLUCIÓN SUDOKU: 24 FEBRERO 2017
Artículo siguienteEdición impresa: 27/02/2017
Reportera que camina la CDMX. Ideática y platicadora en sus ratos libres. Escribe de madrugada y duerme en el autobús. Convencida que las personas están hechas de historias y no sólo de tripas y huesos. De la vida aprendió a no tener sentimiento de escasez.