Ciudad de necios | Jira-fifí-ta

“Fifí es hasta una jirafa, aunque el presidente bautice así a la prensa que le es adversa y crítica”

jirafifíta

Necios que creen que todo va en serio. Necios que se burlan del “pueblo bueno” y del “pueblo malo”

Resultó una metáfora divertidísima. Una jirafa nació en el Zoológico de Chapultepec y provocó otro debate en el chilango Valle del Debatitlán: ¿y cómo carajos la llamaremos?

Fue Vampipe el que se burló de lo ridículos que somos cuando todo lo tomamos en serio. Propuso varios nombres, entre ellos Cuauhtémoc, por el gobernador de Morelos, que ya ven que no tiene cuello. Pero la revelación fue Jira-fifí-ta, por cómo ha polarizado la discusión pública Ya Saben Quién.

El escándalo se apoderó de los medios de comunicación tradicionales que veían cómo las redes sociales se burlan de todo (y de todos). El Gobierno de la CDMX abrió la votación para nombrar a la recién nacida en una ciudad que tiene un zoológico, pero que destaca por ser una urbe que no promueve el respeto a las especies que viven en ella: seguimos enjaulando cotorros, guacamayas y pajaritos de todo tipo como parte del mobiliario en casa; atropellamos perros callejeros cuando no los secuestramos para usarlos como carne de cañón para los perros de peleas que clandestinamente resulta un negociazo negro en la CDMX; hay peleas de gallos y encerramos leones en las azoteas; en esta ciudad se venden especies en peligro de extinción en mercados como el de Sonora o Coapa, por mencionar solamente algunos, sin que las autoridades hagan algo para evitarlo.

En esta urbe nació la jirafita y el Gobierno de la Ciudad de México promovió “la democracia” hasta en eso. Se habló de la jirafa por encima de los feminicidios y de la delincuencia incontrolable.

Durante días se votaron ese y otros nombres. El publicista Vampipe se llevó la encuesta por su influencia en redes sociales, —tal vez es ya el tuitero más compartido en redes por los videos y comentarios llenos de sentido común, humor agudo y acidez noticiosa.

La Agencia Digital de Innovación Pública confirmó que se recibieron un total de 99,038 votos, de los cuales 28,364 correspondieron a favor del nombre de Jira-fifí-ta y muy atrás se quedaron Aristemo, Cuca, Wookie, Yoongi, Yoss y Asies. Vampipe recibió la figura de la jirafa en madera y visitó el Zoológico de Chapultepec.

Jira-fifí-ta fue una burla para quienes se toman en serio la discusión polarizante entre buenos y malos. Hasta la secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México, Marina Robles García, jugó: “a lo mejor esta fifí sí le gusta al presidente”. Bravo. En un país donde el mandatario quiere escribir su propia Historia de México en el capítulo 4T donde solo hay malos que son “fifís”, “conservadores” y “machuchones”, y los buenos son los de Morena, los “chairos” y “conversos”, una jirafa nos pone en nuestro lugar. Fifí es hasta una jirafa, aunque el presidente bautice así a la prensa que le es adversa y crítica en el país más peligroso para ser reportero en el mundo.

Bienvenida, Jira-fifí-ta.