Ciudad de necios | Imaginemos cosas jodidas

Foto: Eduardo Verdugo (AP)
Necios que hacen que no ven y se vuelven cómplices de los criminales. Necios que no le dan importancia a los migrantes

Imaginemos que abrimos el periódico y leemos esta noticia: “65 niños holandeses, junto con siete mujeres francesas y por lo menos 20 hombres alemanes, fueron secuestrados y desaparecidos en un tráiler entre Veracruz y Puebla, en México”. ¿Se imaginan qué sucedería en el mundo? Holanda es capaz de detener al planeta si se desaparece uno de sus niños en México, imaginemos entonces qué haría si son 65 niños suyos que fueron vendidos al crimen organizado mexicano. Sería un escándalo internacional que tendría de cabeza al gobierno mexicano por la presión del mundo entero para dar con esos 65 pequeños. Ahora, imaginemos lo que el gobierno francés, la prensa gala y las organizaciones de derechos humanos en el mundo harían al conocer que siete ciudadanas de ese país desaparecieron en México y que una testigo, que logró escapar de la barbarie, confirma: “Nos subieron a un tráiler a base de engaños. Había policías. Nos entregaron a un grupo fuertemente armado”. Alemania pondría como cuero de cochino a Peña Nieto por lo que ocurrió y la amenaza sería algo así como “o recuperas a los secuestrados o te las verás con nosotros Alemania, Holanda y Francia”. Y a ver cómo te va.

“Holanda es capaz de detener al planeta si se desaparece uno de sus niños en México”

Pues debo decir que el secuestro sí ocurrió, pero como las víctimas eran centroamericanas, pues ¡nada que hacer! Son sin papeles, son pobres, son morenos, son niños sin importancia, mujeres sin relevancia internacional, hombres que no tienen nada distinto a otros asesinados y enterrados en fosas clandestinas. ¿Qué más puede pasar? Y claro, según la testigo, quien también existe, el secuestro se registró en la frontera de Puebla y Veracruz los días en que Miguel Ángel Yunes, presunto gobernador de Veracruz, primero ofreció y luego canceló la oferta de camiones financiados por el estado que trasladarían a los migrantes a la Ciudad de México de manera segura y sin exponerlos a las garras del crimen que los asalta, secuestra, explota laboral y sexualmente o termina por asesinar. Pero no, Yunes no cumplió y un grupo de migrantes fue secuestrado.

Así lo denunció Arturo Peimbert, el defensor de los Derechos Humanos en Oaxaca ante la PGR la semana pasada. Pero como los secuestrados no fueron niños holandeses, mujeres francesas u hombres alemanes, pues…

Compartir
Artículo anteriorDe fe, música y talento
Nacho Lozano
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.