El problema de los hombres

“Ella se subió voluntariamente a mi auto”, dijo como excusa el joven detenido por la violación tumultuaria del “caso porkys Veracruz”.

“Se lo buscó por desobediente”, expresó ante un juez el asesino confeso en Oaxaca.

“Para qué se mete a un bar lleno de hombres que están bebiendo si no buscaba que la violaran”, chico en Facebook sobre una violación tumultuaria en CDMX.

“Ella me provocó al denunciarme por castigarla. Era mi esposa, sabía cuáles eran sus obligaciones”, exesposo asesino sentenciado en Cancún.

“Las compro en Argentina, Colombia, México. Las viejas así de bellas son las mejores putas, así me hice millonario”, Raúl Martins a dos clientes en su burdel de Cancún.

“Para qué se ponen minifaldas, si caminan en la madrugada saliendo de la maquiladora”, el exgobernador de Chihuahua luego de las desapariciones convertidas en feminicidios.

“Ojalá te violen maldita feminazi”, anónimo en Twitter a periodista que defiende acciones contra la violencia sexista.

“Ese tema (el feminicidio) no es importante ahora. Lo urgente es la batalla por el petróleo”, Andrés Manuel López Obrador.

“No vamos a discutir tonterías (el feminicidio en Edomex), debemos enfocarnos en el crecimiento económico”, Emilio Gamboa en el restaurante del Senado.

LEER LA COLUMNA ANTERIOR DE LYDIA CACHO: JUSTICIA COMPRADA

“Bueno, no hay mujeres en el Colegio Nacional porque no encontramos muchas que merezcan el reconocimiento”, escuchado durante un evento de intelectuales en el Colegio Nacional de México.

“No eran mujeres decentes, eran putas”, diputado panista a un reportero, hablando sobre contratación de bailarinas exóticas.

“Esta vieja es una puta, a ver si la meten en cintura”, gobernador Roberto Borge dando órdenes al procurador sobre la periodista Norma Madero.

“Pinche vieja, ojalá te violen y te corten en pedacitos por marrullera”, amenaza recibida en mi blog por denunciar el incremento de la pornografía infantil.

“¿Querías rebelarte pinche vieja? Para que veas quién manda”, soldados mexicanos a mujer indígena de Chiapas después de violarla.

“Un putero, una lavandería, un putero, una lavandería…así es como voy a mejorar la economía”, video clandestino de Mauricio Macri durante las elecciones de Argentina.

“Si son putas ¿para qué denuncian que las violaron los agentes?”, jefe regional del Instituto Nacional de Migración sobre víctimas adultas de trata explotadas en un burdel en Playa del Carmen.

Mientras las mujeres marchan contra el feminicidio reciben insultos y amenazas, los hombres que podrían impulsar el cambio entre los otros hombres guardan silencio o se evidencian. La opresión y el incremento de violencia feminicida no es casualidad: el machismo mata, la ideología machista genera impunidad. El silencio masculino sobre la violencia machista es parte del problema: 7 mujeres asesinadas diariamente por hombres que las conocen.

Compartir
Artículo anteriorÁrboles vs carros, batalla desigual
Artículo siguienteSilbato = a violencia ¿y extorsiones?
Sus libros han recibido más de cuarenta premios internacionales. Autora de "Los demonios del Edén", "Esclavas del poder" y "Sexo y amor en tiempos de crisis", entre otros. Vive en México, a veces la corretea la policía por decir la verdad.