Manual para sobrevivir al Buen Fin

Manual

No gastes lo que no tienes, no empeñes a la suegra, no entregues tu alma y virginidad por una pantalla. ¡Aguanta! Es fácil.

Pa no cajetearla
Los expertos recomiendan que antes de aventarse como El Borras a comprar lo que nos pongan enfrente, el consumidor debería preguntarse “¿De verdad lo necesito?” y “¿En serio lo puedo pagar?”. Y no hacerle como el típico mexicano que dice “La vida es una, inguesuuu”, o aquella de “De una vez compro todo, pa que disfrute la familia”. Haz una lista de lo que en verdad necesitas y no te dejes seducir por las ofertas. Sé más listo que ellos. Como diría Nuño: “Le las letras chiquitas”.

 

Tortura a meses sin intereses
Los meses sin intereses nos parecen la última chela en el desierto y pueden ser una tortura a meses con intereses. Hay que comprar algo que dure más que el plazo en que lo pagamos. Hay que ver si la compra de contado es mejor y más barata. No hay que apendejemensarse. ¿Los pagos mensuales alcanzan a pagarse con tu sueldo? ¿No? Entonces no te jodas la vida lentamente.

 

LEE EL MANUAL ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL PARA ENTENDER A TRUMP

 

Nos sentimos judiciales
Los mexicanos con tarjetas de crédito se sienten el judicial más poderoso sobre la faz de la tierra y la usan como si fuera charola. Algunos ven en las tarjetas de crédito un súper poder que sólo ellos pueden usar. No. Hay quien tiene tres tarjetas de crédito para pagar las otras cuatro que debe. Si no estamos seguros de pagar puntual y liquidar lo antes posible, mejor ni le movamos. Más vale vivir con pelo, que morir calvo por el estrés de las deudas. Evita los ataques de compras, relaja la raja.

 

Maldito Trump
Ahora que este imbécil será el próximo presidente de EUA, el dólar está por los cielos, cerquita de Juan Gabriel y el peso en el infierno, cerquita de dónde se esconde Javier Duarte. Aguas con las compras de viajes que no incluyen hotel y comidas o cualquier otro gasto de renta o fijo en un viaje, porque el dólar anda más inestable que Kim Kardashian y los pagos en dólares pueden llegar a ser la peor pesadilla en vacaciones.

 

Tinder de precios
Compara precios como comparas ligues en Tinder. Checa antes del Buen Fin cómo estuvieron los precios y cómo están esos días de “promoción”, compara con las ventas por internet. Y algo muy importante: cerciórate de las garantías del producto que compras. Colecciona momentos felices, no colecciones deudas. Amén.

Compartir
Artículo anteriorVolver a casa
Artículo siguienteDónde comer comida china en la CDMX
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.