El priista que llevamos dentro

Manual

Primer disparo
Dos periodistas publican un libro, El Priista que todos llevamos dentro, que contiene entrevistas con políticos, expolíticos, chefs, periodistas, escritores, cantantes, albureros profesionales, intelectuales, dinosaurios y hasta con el amigo de todos los niños. Todos hablan del priista que llevan dentro mientras otros lo niegan.

 

Segundo disparo
Al principio se asustan con la metáfora: ¡yo no llevo ninguno! ¡No me insultes! ¡La tuya, güey, yo de priista no llevo nada! Algunos lo aceptan, porque como dicta el psicoanálisis, para superar un error hay que aceptar que vivimos en él. Otros dicen que vivir fuera del presupuesto es vivir en el error, pero esa es otra historia… priista. Algunos dicen que, simple y sencillamente, la cultura mexicana tiene algo de tramposa, de autoritaria, de abusiva, de corrupta, de seductora, de mareadora, de jerárquica, del adjetivo ojete que quiera agregarle y que el PRI, simple y sencillamente, supo sistematizar todo eso en un partido político. Quizás, quizás, quizás…

 

Tercer disparo
Nos caga el PRI, dicen unos, y estamos luchando contra él. ¡Pero el priista que llevan dentro los traiciona! Ahí está César Yáñez, el vocero del Peje quien, cuando detienen a su novia con fajotes de billetes, según acusan, llamó al gobierno para pedir un paro para que la dejen libre.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MATAR PERIODISTAS

 

Cuarto disparo
¡Yo no tengo un priista dentro! Pero, a ver, para que haya una mordida, debe haber alguien que la reciba y alguien que muerda. ¿O nomás el corrupto es el poli, el burócrata, el diputado o el gobernador que recibe el moche? No, alguien dio la mordida y pagó el moche, ¿no? Ese es el priista que llevamos dentro.

 

Quinto disparo
¡No llevo un priista dentro, carajo! Pero qué tal creemos que el PRI tiene un nuevo rostro. ¡Nuevo rostro mis polainas! Fue una nueva máscara, porque como escribió Octavio Paz, somos eso, mexicanos con máscaras actuando en una gran tragedia mexicana jugando a cambiar la facha cada que nos convenga.

 

Último disparo
Cuando los ciudadanos se quiten la máscara y desenmascaren a los que les mienten y roban desde los gobiernos, partidos, curules, escaños o… algo bueno sucederá.

Compartir
Artículo anteriorRendirse ante los explotadores
Artículo siguienteArquero de la justicia eterna
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.