¿POR QUÉ NORBERTO ODIA A LOS GAYS?

Manual

Primer disparo

Lo pregunto porque me parece que el mismo sentimiento que motivó la masacre en Orlando es el que hiede de las palabras de Norberto Rivera publicadas en el Semanario Desde la Fe: odio. No digo que el Cardenal Primado sea un asesino, pero el terror que siembra en un país que sigue siendo homofóbico es peligroso. ¿Qué escribió Norberto? En resumen: los homosexuales no deberían tener el derecho de casarse, tampoco de amparar legalmente a su familia, ni de adoptar.

Súmele que existen obispos diciendo cosas como: “la homosexualidad es una enfermedad como la sífilis”, José de la Torre en Aguascalientes; o que “si se permiten bodas entre homosexuales luego habrá entre animales”, el mismo obispo; o que “es un error garrafal (impulsar el matrimonio igualitario), otro engaño más, ¿no será que anda buscando (el presidente Peña) ‘Gavioto’ en vez de ‘Gaviota’?”, Jonás Guerrero en Culiacán. ¿Por qué tanta espuma en sus rabiosas palabras?

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: PALIZA A MANLIO Y MANCERA. AUTOPSIA PARA PRD

 

Segundo disparo

Perverto, perdón, Norberto, fue más allá y el domingo achacó a Peña Nieto y su iniciativa de matrimonio igualitario la derrota del PRI. ¿A quién le sirve que Perverto, perdón de nuevo, Norberto, hable con odio y miedo de los gays? Le sirve a los que asesinan a los gays (o a cualquier miembro de la Comunidad LGBT y anexas). Sus palabras son leña de odio en la hoguera de la curia católica.

Siendo justos, quien primero culpó a Peña y su iniciativa por la debacle del PRI fue Francisco “Lavestida” (como lo llamó homofóbicamente Vicente Fox en 2000). Labastida se equivoca. El PRI perdió por las raterías, corrupción, delitos electorales, impunidad, vínculos con el narco… cometidos por quienes gobiernan bajo esas siglas. El cardenal Labastida y el suspirante Rivera (¿o era al revés?) viven en el error. Y viven de ese error.

“La sociedad, inconforme con esta imposición destructiva e inmoral ha emitido un voto de castigo al Presidente y su partido”, según Perverto, quien solapó la vida “destructiva” de varios sacerdotes pederastas. ¿“Inmoral”, Cardenal? Interesante palabra. Inmoral es proteger por años en una casa de retiro jalisciense a sacerdotes “alcohólicos”, “con problemas de autoridad” y acusados de pederastia, según reveló el Obispo Emérito Juan Sandoval Íñiguez en una entrevista con EFE.

“Merecido voto de castigo”. Y a los curas pederastas, ¿un “merecido potro de castigo”? Es pregunta, Cardenal, no se asuste, yo sí creo en el debido proceso.

 

Último disparo

¿Dónde está la sociedad civil organizada? ¿Dónde las organizaciones defensoras de esta comunidad? Ni por aquí, ni por allá.

Compartir
Artículo anteriorUn taxi, la noche y poco más
Artículo siguienteDrones: un núcleo capitalino
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.