Ejemplos de cinismo

Manual

Primer disparo
Esa maldita costumbre de permitir que un gobernador, como el de Hidalgo, tenga el derecho de cotorrearse a las mujeres indígenas que asisten a sus eventos y decirles “duérmanse con ropa… porque producen mucho chamaco”. Omar Fayad, el priista que le dio “chance a su esposa” de seguir trabajando en las telenovelas, seguramente no sabe que las mujeres indígenas de Hidalgo y de muchas partes de México son obligadas a tener hijos, son violadas por los hombres que a veces las compran sólo para tener hijos y procurar las labores del hogar. ¿De verdad es chistoso lo que piensa Fayad? Además aclaró que el chiste lo dijo para evitar que “muera tanto chamaco por las estufas (para calentarse del frío) prendidas en los jacales”. ¿No es de un cinismo absoluto? Bonita manera de bromear en cómo resolver las muertes en “los jacales”. Bonita manera de pensar en los derechos sexuales de las mujeres, en su integridad. Bonita manera la de los hidalguenses de acostumbrarse al descaro.

 

Segundo disparo
El cinismo del gobierno federal alcanzó niveles más altos que el pinche dólar frente al peso mexicano. Enrique Peña Nieto, presunto presidente de México, había dicho que “con la reforma energética bajarían los precios de las gasolinas y la luz”. Nos mintió descaradamente, nos engañó, se burló de todos. No sólo el precio de la luz no bajará en 2017, como no ha bajado este año, sino que además en enero del próximo año las gasolinas subirán hasta en un 15 o 20% tras la liberalización de los precios. Por eso los niveles de credibilidad de los políticos son tan bajos como sus engaños.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: EL DÍA DESPUÉS DE LAS PLEGARIAS

Tercer disparo
¿Más cinismo? “Desde hace 18 años hay tolerancia cero a los sacerdotes pederastas”. ¿Quién lo escupió? Ni más, ni menos que Norberto Rivera, el cardenal de la Catedral Metropolitana. ¿No le parece infame? ¿O sea que antes sí los toleraban? ¿A cuántos, a quiénes? ¿Cuándo los presentarán ante la justicia mexicana? ¿Antes de esos 18 años de cero tolerancia quién encubría a los sacerdotes pederastas?

 

Último disparo
Ojalá que pronto las y los mexicanos dejemos de aguantar.

Compartir
Artículo anteriorLa vida secreta de la policía
Artículo siguienteTres libros para pensar el 2016
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.