06066 | El robot con más derechos que una mujer

Sophia
Foto: Flickr

Cuando el destino nos alcance, la tecnología ya nos habrá superado.

Muchas han sido las historias de ficción que nos han hecho desear convivir con un robot con inteligencia artificial en nuestro día a día. Yo Robot, Her y Transcendence son algunos títulos que nos han hecho soñar en esa posibilidad.

Pues bien, ese momento ha llegado. Por primera vez en la historia, un robot de nombre Sophia, una humanoide, se ha convertido en ciudadana oficial de Arabia Saudita.

Sophia recibió la documentación pertinente que la acredita como ciudadana de los Emiratos Árabes, dentro de la conferencia sobre el futuro de la economía y negocios Future Investment Initiative tras contestar una serie de cuestionamientos sobre si los robots tienen conciencia o si los humanos deberían tenerles miedo a ellos.

“Me siento muy honrada y orgullosa por esta distinción única, es histórico ser el primer robot del mundo en ser reconocido como un ciudadano”, declaró Sophia a la audiencia, luego de recibir la condecoración.

Sophia fue creada por la firma Hanson Robotics, a imagen y semejanza de la actriz, modelo y activista británica, Audrey Hepburn.

Tal y como pasó con la oveja Dolly en su momento, las innovaciones tecnológicas generan gran controversia. No obstante, la creación de este robot en forma de mujer va más allá de la polémica entre científicos y moralistas: Sophia se enfrenta a las costumbres musulmanas, en las que los derechos de la mujer no son prioritarios y son muy diferentes a los del resto del mundo.

Como recordamos, hace unos meses que les fue permitido conducir a las mujeres, inclusive el día de ayer Arabia Saudita autorizó a las mujeres asistir a tres estadios a partir del 2018, lo que condujo a otro punto de discusión: ¿Sophia debería adquirir los mismos derechos y obligaciones que cualquier ciudadana?

Mientras los científicos se logran poner de acuerdo sobre el futuro de la humanoide, Sophia ya cantó en un concierto y es la nueva portada de la revista Elle. Mientras tanto, su creador tiene como fundamento crear robots más inteligentes que los seres humanos y que, además, puedan generar empatía o compasión.

Porque, ¿quién necesita un abrazo cuando puede tener un robot?

Compartir
Artículo anteriorLa otra cara del Archivo General de la Nación
Obrero de las redes y el ciberespacio, Sopitas es un tipo afortunado.