La otra cara del Castillo de Chapultepec

Cinco siglos de historia nacional pueden descubrirse al visitar el Castillo de Chapultepec

Ubicado en la Primera Sección del Bosque homónimo, el acervo del Castillo de Chapultepec —conformado por obras de arte, documentos, armas y muebles, entre otros objetos— es uno de los mayores testimonios de la historia de México.

Castillo de Chapultepec Jardin
Foto: Mariana San Nicolás

El Castillo de Chapultepec, también conocido como Museo Nacional de Historia, abrió sus puertas al público hace 73 años, el 27 de septiembre de 1944. Está conformado por 12 salas de exhibición dedicadas a los sucesos históricos más relevantes de nuestro país: desde la conquista de Tenochtitlan, hace casi cinco siglos, hasta la Revolución Mexicana.

El espacio bautizado como Alcázar dispone de 22 salas donde se han recreado, de la forma más fidedigna posible, los cuartos del segundo Emperador de México y su consorte, Carlota de Bélgica, así como la habitación del expresidente Porfirio Díaz y el carruaje de Juárez y Maximiliano. Además, cuenta con una sala sobre el asalto al Castillo de Chapultepec, suceso ocurrido el 13 de septiembre de 1847.

Castillo de Chapultepec Mural
Foto: Mariana San Nicolás

El edificio empezó a construirse en 1785, durante el virreinato. Al inicio, fue proyectado como un espacio para descansar. Sin embargo, a lo largo de la historia, ha servido como colegio militar, residencia de Carlota y Maximiliano, y casa presidencial. En 1939, gracias a una iniciativa de Lázaro Cárdenas, fue decretado como patrimonio nacional.