Cerveza y pan para maridar en Día de Muertos

Crisanta es un proyecto gastronómico, conformado por un restaurante donde también se distribuye cerveza y pan artesanal, que abrió sus puertas al público el 29 de febrero de 2012 —como se inauguró en año bisiesto, festejan su aniversario cada cuatro años—. Aunque el concepto de Crisanta se centra en la cultura mexicana, su línea no está cerrada sólo a la gastronomía nacional, sino que abarca platillos de todo el mundo creados para ser maridados con cerveza artesanal.

El establecimiento se ubica enfrente del Monumento a la Revolución en la colonia Tabacalera, y nació como un proyecto de José Luis Calderón y Lucero Rodríguez, en la Maestría de Diseño Estratégico e Innovación. “Ahí empezamos a investigar tendencias de consumo a nivel mundial Descubrimos que la población tiene más interés por los productos artesanales o locales. Nuestra intención es apoyar a los productores nacionales y artesanales”, cuenta José Luis. Conforme Crisanta fue evolucionando, ofreció primero al público su propia línea de cerveza , y después, pan elaborado sin grasas ni harinas y con insumos orgánicos y de alta calidad. Aunque cada mes entran nuevas recetas de cerveza, cuentan con nueve básicas, entra las que destacan la pale ale con miel de agave, la porter con notas a café y chocolate, y la milk stout con piloncillo. “Trabajamos por ofrecerle a la gente productos que despierten su paladar”.

En estas fechas, prepararon una cena especial para degustar mientras una escena teatral transcurre entre el público. El conductor radiofónico Sergio Zurita escribió un monólogo que aborda el tema de la muerte a través del personaje de Lázaro. La entrada del menú será una ensalada de temporada con dulce de calabaza, una crema de cempasúchil y como platillo fuerte tendrán mole amarillo y verde, este último acompañado de carne de cerdo con pistache molido. Y para rematar, un poste especial: pan de muerto relleno de crema y dulce de calabaza. Te sugerimos maridar tu cena con una cerveza Mariachi Negro.