“Pop no es la palabra”: el regreso de Titán

El pasado 28 de octubre, Titán, grupo de culto en la escena del rock nacional debido a su sonido ecléctico, presentó Dama, su lanzamiento discográfico más reciente después de 11 años sin publicar ningún álbum nuevo.

Dama está conformado por 12 canciones y, en palabras de Emilio Acevedo, tecladista de la agrupación, “es algo frenético y oscuro, tiene la velocidad del hip hop, sin ser hip hop, y la mayoría de las canciones tienen el beat y el ritmo del groove de finales de los años 70 y principios de los 80. Aunque este disco tiene canciones más digeribles, pop no es la palabra para definirlo”, dice el músico sobre el cuarto disco de la agrupación conformada también por Julián Lede —conocido como Silverio— y Jay de la Cueva —miembro de Molotov, Fobia y Moderatto—.

Dama ya puede adquirirse a través de la plataforma de iTunes y el próximo 1.º de diciembre Titán lo presentará al público en El Plaza Condesa.

1

¿Por qué tardaron 11 años en sacar un nuevo disco?

Desde nuestro último show, hace seis años, teníamos ganas de sacar un nuevo disco, pero no teníamos prisa. El disco de la calavera, por ejemplo, lo hicimos nosotros solos: teníamos un estudio —que no era estudio, era la casa de un amigo— y ahí hicimos y grabamos las canciones. Fue un trabajo muy apache.

El Elevator lo hicimos con tres productores, es algo que da seguridad, pero sentíamos más ganas de tener el control. Después descubrimos las limitaciones que eso implica, es un trabajo casi amateur, no teníamos realmente la infraestructura de un estudio grande.

En el caso de Dama, lo teníamos en mente desde hace unos cinco o seis años y sí queríamos que estuviera grabado en un estudio de verdad, y como los tres también somos productores, estuvimos hablando mucho sobre si necesitábamos un productor externo o no. Nos gustó mucho la experiencia de hacer el disco de la calavera: nosotros solos, sin ningún productor o ninguna opinión de peso, pero Jay nos persuadió de que ignorar un productor. Hace unos tres años nos reunimos y le dimos un poco de estructura a lo que sería Dama, después nos fuimos a grabar a Sonic Ranch y nos tomamos todo el tiempo que necesitamos: fue muy relajado, teníamos inversionistas y ya no dependíamos de una compañía de discos. Es algo que te hace pisar de forma más ligera, aunque cuando se acerca el final, ya te gastaste la mitad del presupuesto. Queríamos un disco de canciones en forma, no tan instrumental como el Elevator o el de la calavera. En Dama, todas las canciones tienen letra, y en eso nos ayudó mucho el productor. Teníamos, por ejemplo, muchas ganas de colaborar con Gary Numan y él aceptó, le gustó muchísimo la canción que le propusimos.

En tiempo neto, Dama nos llevó tres años de trabajo y ninguna de sus canciones raya en lo pop (la que más podría serlo se quedó fuera del disco y tal vez en algún momento se podría dar a conocer). Aunque “Dama fina” es muy digerible, después tienes toda la locura del rey del swing, una canción que ni de broma podría ser pop.

titan2

¿Cómo fue trabajar con Gary Numan?

Mick Luney, nuestro productor, no lo conocía, aunque alguna vez lo había topado en una fiesta en Los Ángeles. Nosotros insistimos mucho en que Gary Numan cantara alguna de las canciones de Dama. Entonces, Mick se acercó a Gary, estuvieron platicando y se llevaron muy bien. Fue un acercamiento sencillo y lo verdaderamente complicado fue ajustar los tiempos de trabajo. Nosotros le mandamos cuatro canciones a Gary y él se mostró muy entusiasmado, incluso no podía decidirse por ninguna. El trabajo que eligió se llama “Dark Rain” y al principio la canción tenía una estructura muy distinta, pero Gary interpretó nuestro verso como coro y nuestro coro como verso. Él terminó haciendo algo muy fresco y novedoso con sólo voltear la estructura. Aún no hemos visto a Gary en persona, pero creo que algo se está cocinando para la hora de hacer el video.

2

Tuvieron una ausencia muy larga y a pesar de eso Titán sigue siendo un grupo vigente, ¿a qué se debe? Pocas bandas pueden mantenerse así

Una de las razones por las que el mánager actual se interesó muchísmo y consiguió un inversionista que pusiera dinero (para quitarnos, claro, la necesidad de tener una transnacional de discos encima) fue porque él sabía, y era muy evidente, que Titán desde hace mucho es un grupo de culto. Nunca nos separamos, sólo nos tomamos nuestro tiempo, pero a él le parecía una pérdida de dinero no hacer algo al respecto para capitalizar el proyecto.

Nunca nos hemos parecido a nadie, y lo más importante es que nunca nos hemos parecido a nosotros mismos. Esa es la razón por la que Titán no perdió credibilidad y los fans nos han esperado.



Emilio Acevedo recomienda seis discos:

Spleen and Ideal, de Dead can dance

Express, de Love and Rockets

Storm the Studio, de Meat Beat Manifesto

Computerwelt, de Kraftwerk

Discovery, de Daft Punk

Vol. Súbele, de María Daniela y su Sonido Lasser

Fotos: Cortesía