Comiendo por México, un proyecto para reconstruirnos tras el sismo

Hoy, exactamente un mes después del sismo del 19 de septiembre, se llevará a cabo la iniciativa Comiendo por México

Comiendo-por-México
Foto: Cuartoscuro

Un mes después del sismo del pasado 19 de septiembre todavía faltan manos para reconstruir los espacios afectados y apoyar, moral y económicamente, a quienes perdieron su patrimonio. Gracias a iniciativas sociales como Comiendo por México, una parte de estas prioridades puede ser cubierta.

Comiendo por México es un proyecto de Valentina Ortiz Monasterio (consultora en comunicación y Chair de Latinoamérica para The World’s 50 Best Restaurants), en el que se congrega el esfuerzo de cientos de chefs de todo el mundo.

La dinámica consiste en ofrecer una cena el día de hoy —exactamente un mes después del sismo— en cada restaurante que se unió a esta iniciativa y destinar una parte del dinero obtenido para ayudar a los damnificados. Algunos de los restaurantes que participarán son Quintonil, Pujol, Rosetta, La Docena, Sud 777 y Osteria Francescana.

Comiendo-por-México-restaurante
Foto: Diana Féito

Cabe destacar que el dinero recaudado se entregará a personas afectadas y fundaciones a través de la asociación civil Ambulante (la cual también recibirá donativos hasta el 30 de octubre). Quienes vivan en el extranjero y quieran participar, pueden escribir a donations@ambulante.org o entrar a www.donate.omaze.com/mexico. Ahora, desde el interior del país se puede donar a la cuenta de Banorte a nombre de Documental Ambulante A.C., 0017414709, con el número CLABE: 072180000174147093.

Escalones de altruismo

Conocida principalmente por el impulso que le ha dado a la gastronomía mexicana a nivel internacional, así como por su labor en Animal Gourmet y Nación de Vinos, Ortiz Monasterio fue también uno de los miles de héroes anónimos que salieron a las calles para ayudar después del sismo.

La propia fuerza, el uso adecuado de los medios que hubo a la mano y la unión de una comunidad de trabajo fueron los mayores respaldos que tuvo Valentina para recolectar y llevar comida hacia las zonas y comunidades afectadas; las mismas herramientas, por supuesto, de los brigadistas y equipos civiles.

Es muy probable que detrás de la participación de Valentina en este primer movimiento social para levantar al país se encuentre la semilla que le dio forma a «Comiendo por México».

Compartir
Artículo anteriorFotogalería | 100 años de Diseño Suizo
(Ciudad de México, 1988) Escritor. @joulipo