Cuatro lugares para comer churros

Los churros son tiras fritas hechas con masa de harina, espolvoreadas con azúcar y rellenas de dulce. México es un país churrero por excelencia, y aquí te recomendamos cuatro churrerías clásicas en la ciudad.

UN CLÁSICO

Considerada por muchos como una de las mejores churrerías de la ciudad, El Moro es un clásico. Los churros de azúcar con canela son los favoritos. La Consuelo es una bola de helado con dos tapas hechas con churro. El chocolate francés es suave, mientras que el español es superespeso. El local está abierto todo el día y toda la noche. Pregunta por las malteadas.

EL MORO CHURRERÍA

EJE CENTRAL LÁZARO CÁRDENAS 42, COL. CENTRO, CUAUHTÉMOC

1

APETITO FEROZ

Lo mero bueno del Convento son los churros rellenos (hay de cajeta, lechera y chocolate), los churros helados y las malteadas. El chocolate tampoco tiene pierde. Ahora que si traes algo de hambre o siempre has pensado que los postres van hasta el final, te recomendamos que pruebes una hamburguesa (pide la hawaiana o la cubana) o las enchiladas verdes. Provecho.

CHURRERÍAS DEL CONVENTO

AV. DE LA PAZ 58, COL. SAN ÁNGEL, ÁLVARO OBREGÓN

2

PARA DESAYUNAR

Los churros rellenos de Abuelo Agustín son una delicia (hay de cajeta, lechera y chocolate). El chocolate (mexicano, francés y español) también es bastante recomendable. El lugar es una buena opción para desayunar, y si te da hambre, también puedes pedir una orden de sus increíbles chilaquiles o sus enmoladas. Aquí comes bien y gastas poco.

ABUELO AGUSTÍN

AV. DE LOS INSURGENTES SUR 1660, COL. FLORIDA

4

DE ANTAÑO

Si vas al Trevi tienes que probar los churros de azúcar, con café (americano, preparado en la máquina de expreso) y chocolate. Se trata de un lugar de antaño que puede encantarle a aquellas personas que busquen un lugar con un toque bohemio. El servicio es excelente, te recomendamos pedir la pechuga parmesana con ravioles o las enchiladas suizas.

CAFÉ Y RESTAURANTE TREVI

ESQUINA CALLE DOCTOR MORA, COLÓN 1, COL. CENTRO

3

Compartir
Artículo anteriorLa crueldad del pedófilo
Artículo siguiente“Revoltoso”: uno de los mejores cortos del año
(Ciudad de México, 1988) Escritor, editor de la revista Moria y coorganizador de Lateralia. Festival de edición independiente. Devoto de los gatos, Thomas Bernhard, Andréi Tarkovski, Ingmar Bergman, Bill Hicks y J.S. Bach.