Elena, la mujer que ha ayudado a encontrar a miles de desaparecidos

HACE MÁS DE DOS DÉCADAS, ELENA SUFRIÓ LA DESAPARICIÓN DE SU NIETA; TRAS HALLARLA, ESPERA QUE TODOS HAGAN LO MISMO

El 19 de noviembre de 1994, Elena salió de su casa en compañía de su hija, iban a cobrar la venta de manteles y ropa que ofrecían a domicilio; al regresar, se encontraron con la terrible noticia de que “Elenita había sido robada”, la principal sospechosa era la empleada doméstica. Ese mismo día pusieron la denuncia, pero eso era sólo una parte del calvario que iniciaba.

Con la ayuda de los vecinos, María Elena organizó una intensa campaña de difusión para dar con su nieta, además de que buscaron espacios en los programas de radio y televisoras locales. Después de 50 días de búsqueda rescataron a su nieta, quien se encontraba con una pareja recién casada en la delegación Xochimilco. En su rescate se capturó a una banda de los llamados “robachicos”.

Desde ese día, María Elena hizo la promesa de ayudar a las personas que estuvieran pasando por la misma situación. En su domicilio recibía a las víctimas; la sala, donde está la televisión, es el sitio de espera para las víctimas de los desaparecidos, muchas de ellas se llegaron a quedar ahí, ya que venían de muchas partes del país.

A este proyecto lo llamaron Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos A. C. (AMDNRAC). En 1995, gracias a un patrocinador, pudo contar con computadoras, escáner, fax, copiadoras y un teléfono, antes de eso, las fichas y los datos de las personas desaparecidas se llenaban a mano.

Maria Elena Solis 1

En 2010, María Elena presentó su proyecto en el programa Iniciativa México, una propuesta de medios de comunicación con el objetivo de transformar en- tornos sociales en el país, en esa ocasión obtuvo el sexto lugar, por lo que le dieron tres millones de pesos para su causa; con ese dinero compró un departamento, el cual acondicionó como oficina y en ocasiones funciona como albergue.

Con casi 70 años de edad, María Elena continúa con la lucha, lo único que en ocasiones la detiene es el dinero, pero siempre sale alguien dispuesto a ayudar a la organización, ya sea como voluntario o con dinero en efectivo.

Actualmente, brinda a las víctimas una atención personalizada, hace públicos de manera inmediata los datos de las personas desaparecidas en varios medios, como prensa escrita, radiofónica y publicación en establecimientos mercantiles, además de que personal de la asociación realiza la investigación para su pronta localización.

La organización también cuenta con servicio de alimentación para todas las personas que acuden a ella, muchos vienen desde otros estados buscando quién los apoye, por lo que dentro de la organización se acondicionó una habitación con servicio de camas y un baño para que se pueda facilitar su estancia en la ciudad.

Además de que cuenta con ayuda terapéutica mediante psicólogos y tanatólogos que manejan el tema de la ausencia de personas. Gracias a esta actividad y a la colaboración de varias personas, la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos (AMD- NRDAC) ha podido dar con más de dos mil personas desaparecidas.