Frases típicas que decimos los chilangos (¿Qué transita por tus venas?)

Aunque se necesitaría toda una enciclopedia para compilar las miles de expresiones que usamos los capitalinos en el día a día, nosotros nos dimos a la tarea de seleccionar ocho de las más refinadas y exquisitas frases que hemos escuchado en la calle.

Calmantes montes
Imagina que logras salir con tu crush y el día de la cita te atoras en el tráfico y no tienes señal. Entonces, tu voz interior susurra con madurez: calmantes montes…

Abuelita soy tu nieto
Es una manera elegantísima de responder que sí a algo. Es mejor aún si silbas tras decirla. También aplican: “Abuelita de Batman” y “Abuelita, mi café”.
 
Qué pasotes con esos zapatotes
Sirve en esas situaciones donde no sabes cómo abordar a alguien y quieres sonar natural (por ejemplo, si te encuentras a tu ex) o alivianar el momento incómodo.


Aguanta vara
Si le pidieran a un gran ilustrador que hiciera las versiones mexicanas de los carteles ingleses “Keep calm and…”, dirían algo como: “Aguanta vara y respira”.

¿Qué tanto es tantito?
Es el mejor mecanismo de defensa de tu cerebro. Cuando haces algo que no deberías y tu mente no quiere que sientas culpa, este eslogan brilla en tu cabeza.

Vientos huracanados
Nadie entiende por qué en México es una señal de entusiasmo. Si aún no la aplicas, inténtalo con la señora de las guajolotas cuando te dé tu desayuno.

Ya te cargó el payaso
Cuando en los rodeos algo sale mal, los payasos entran al quite ayudando a los jinetes. Y uno creyendo todo este tiempo que ellos son los malos del cuento.

¿Qué transita por tus venas?
Al “qué onda” le faltaba barrio y a un filólogo chilango se le ocurrió esta metáfora sobre la dificultad que vive el néctar etílico al pasar por arterias tapadas.

Compartir
Artículo anteriorHoy arranca el poco convencional Foro Internacional de Cine
Artículo siguienteCrucigrama 14 de Julio 2017
(Ciudad de México, 1988) Escritor, editor de la revista Moria y coorganizador de Lateralia. Festival de edición independiente. Devoto de los gatos, Thomas Bernhard, Andréi Tarkovski, Ingmar Bergman, Bill Hicks y J.S. Bach.