Gentrificación al estilo chilango

Es un proceso inevitable: atraídos por las rentas bajas, llegan los jóvenes cooooool, abren sus negocios, ponen de moda el barrio, los precios suben… y entonces buscan una nueva colonia que gentrificar. Estas son las señales de que tus rumbos ya no son lo mismo que antes.

 

Restaurante vegano
Adiós, puesto de quesadillas donde podías pedir una de flor de calabaza, de quelites o de hongos (¡sin queso!). Hola, establecimiento de colores pastel que sirve lo mismo pero te cobra las mesas de madera rústica y los foquitos estilo vintage.

restaurante vegano

Barbería
Cierran la peluquería de toda la vida, donde Don Juventino te cortaba el pelo y contaba chistes “subidos de tono” por 30 pesos. Ahora obtienes el mismo servicio de un chicano tatuado, sin los chistes pero con un whisky del minisuper, por 500 varitos.

barber-1453064_1920

Tienda de plantas
Porque el mercado de la colonia ya no es suficiente para llenar de organismos vegetales vivos los departamentos recién remodelados, abre una tienda de plantas con plantas exactamente iguales pero en macetas más bonitas. Cero plástico gooooeeei.

flowers-1139083_1920

Jugos
Los puestos de jugos no cubren las expectativas de los nuevos vecinos, que no se conforman con las combinaciones de siempre (“dietético”, “vampiro”, “antigripal”) y exigen nombres en inglés e ingredientes como jengibre, alga espirulina, chía y wheatgrass.

juice-1271881_1920

Perros
Cuando un barrio está transicionando, la confrontación entre vecinos también es perruna: los ejemplares cochambrosos y rudísimos de los talleres mecánicos intimidan a los prístinos canes que salen a pasear después de haber ingerido sus croquetas orgánicas.

dog-1273757_1920

Café de especialidad
Llega un momento en el que los cafés tradicionales donde se reúnen los abuelos, los cafés con muebles de plastipiel y jarabes de sabores o las grandes cadenas no bastan. El público exige una mezcla keniana orgánica en aeropress o un cold brew… y lo exige ya.

chemex-1247169_1920

Ejercicio
El gimnasio del barrio, con alfombra roída, una gran colección de pesas y clases de Zumba, empezará a competir con un estudio de fitness minimalista y muy boutique, al que es imperante asistir en mallitas de marca y llevar un tapete de yoga.

plank-1327256_1280

Bicis
Los bicirrepartidores cafres, que llevan hábilmente en sus bicis guacales y bultos, se enfrentan de pronto a ciclistas con sofisticados cascos aerodinámicos que les hacen caras por ir en sentido contrario y treparse a la banqueta. Pero su barrio los respalda.

bicycle-race-438846_1920