La magia chilanga de año nuevo

Que 2016 haya sido un mal año no quiere decir que 2017 vaya a resultar mucho mejor. Ah, pero como a los chilangos se nos da eso del pensamiento mágico, estamos seguros de que todo se compondrá

No más muertos

Después de la ola de famosos que nos dejaron el año pasado, queremos creer que éste los dejará en paz y que ya nadie “se nos va a adelantar”. Tenemos impactantes noticias: ¡la gente se muere!

Dinero

Esperas que las deudas que adquiriste en diciembre se esfumen. Te haces güey cuando llega el estado de cuenta, deseando que el espíritu del año nuevo lo modifique con saldo a favor.

Justicia social

Con el gasolinazo la gente saldrá a las calles y exigirá sus derechos. Las autoridades entenderán que trabajan para nosotros. No habrá más atropellos. Ajá. El 28 de diciembre ya pasó 🙁

Vida saludable

Uno cree que mágicamente el refrigerador se llenará de lechuga, que los tacos de la esquina ya no tendrán grasa y que saldrás disparado de la cama diario a correr mil ocho mil kilómetros.

Amor

Te pusiste tus chones rojos y tus 12 uvas las enfocaste en deseos para encontrar al amor de tu vida. Ya llevas horas peinando Tinder, ¿¡por qué no ha aparecido tu media naranja?!

No más errores

Brexit, el “no” en Colombia, Donald Trump… ¿cuándo dejará el mundo de meter la pata y de darle mal nombre a la democracia? En 2017, naturalmente, porque ya aprendimos. O no…

Pokémon Go

Con el cambio en el calendario, tú sueñas con que el juego vuelva a ser divertido y con que te salgan todos los animalitos nuevos en las dos cuadras que caminaste al café.

Tu gran proyecto

Tu tesis, tu novela o tu marca de ropa para perritos: ese gran proyecto que te va a sacar de trabajar y que llevas aplazando años y años ahora sí será realidad. Nomás que se te pase la cruda…

Compartir
Artículo anteriorPeña: última llamada
Artículo siguienteEditores: el fantasma detrás de los libros
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.