Leyendas Chilangas: La viejita del Estadio Azul

Después de leer la leyenda, corre a la panadería por un bolillo para el susto porque esta escalofriante historia te dejará con la piel de gallina.

Después de leer la leyenda, corre a la panadería por un bolillo para el susto, porque esta escalofriante historia te dejará con la piel de gallina.

Las colonias Noche Buena y Nápoles albergan importantes recintos deportivos como el Estadio Azul y la Monumental Plaza de Toros México, lugares donde según, se cuenta, hay manifestaciones del más allá.

Ambos espacios deportivos se encuentran unidos por un frio túnel y cuando cae la noche los trabajadores de esos lugares se niegan a pasar por ahí porque aseguran que se aparece el fantasma de una viejita.

ESTO TE PUEDE INTERESAR:LEYENDAS CHILANGAS: EL VIEJO DEL COSTAL

Aunque el evitar este pasaje no sirve de mucho, pues dicen que también la han visto rondar otros rincones como en las tribunas y en los vestidores, lugar donde esta veterana señora hace algunas travesuras.

Jugadores han comentado más de una vez que la anciana ha escondido su ropa, zapatos y tenis, situación que llena de pavor a los atletas, ninguno se queda a altas horas, y menos solos, regularmente salen en grupo para que la mujer no los sorprenda.

Pero esta viejita no tiene límites, ya que vecinos de las colonias aledañas a estos lugares también la han visto caminar en las noches por las calles, principalmente en Parque Hundido, la Plaza de Toros y el Estadio Azul.

Muchos creen que esta alma en pena es la de Doña Amparito, esta mujer vivió ahí antes de que se construyeran las colonias y sus recintos. Anteriormente, el lugar era una importante ladrillera, la ancianita compartía su hogar junto a su marido, el cual murió en un accidente mientras trabajaba.

La mujer quedó sola, los dueños de la ladrillera le dieron una fecha para que se marchara, pero el día que se cumplió el plazo doña Amparito desapareció, lo único que dejó fueron sus pertenecías, que constaban de un par de vestidos y algunas imágenes religiosas.

Las cosas fueron sepultadas cuando se inició la construcción de las colonias y los recintos deportivos. Desde entonces, en los alrededores se aparece una mujer de edad avanzada y por la descripción hay quienes aseguran que corresponde al fantasma de Doña Amparito.

(Foto: Cortesía)

Compartir
Artículo anteriorVacaciones de verano por menos de $2,300
Artículo siguienteNunca es tarde para brillar
Periodista en formación, egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo, de la FES Aragón (UNAM). Amante de la buena música, el cine y el café.