Los hoteles con más historia de la CDMX

Hotel de Cortés

El más antiguo

Con una fachada característica de la época barroca, es considerado el primer hotel en toda América Latina. En 1780, el edificio fue modificado por los agustinos con la finalidad de que sirviera como posada de sus compañeros misioneros. A principios del XX, no hay mayor información sobre el destino de este edificio, se cree que llegó a ser una vecindad. Para mediados del s. XX pasó a ser el Hotel de Cortés y alcanzó un desarrollo importante como centro nocturno. Su última remodelación fue en 2008; a partir de ahí, este hotel tiene 5 estrellas y cuenta con 28 habitaciones.

1hotel-de-cortes

El Gran Hotel

Primera Tienda Mercantil

Construido entre 1895 y 1899 fue la primera tienda departamental de su tiempo; en su interior luce elementos Art Nouveau originales y su escalera principal fue fabricada en Francia. Su estilo es ecléctico, tendencia que predominó en el porfiriato. Fue inaugurado en 1899 por Porfirio Díaz. Como tienda, cerró sus puertas en 1958. Tras 10 años en desuso, se comenzó el proyecto del hotel; la herrería se desmontó y se vendió como fierro viejo, pero fue rescatada al considerarse útil para el proyecto. En 1968, fue abierto como el Gran Hotel de México.

2el-gran-hotel

Hotel Majestic

Un enigma

Con estilo colonial, en sus muros alberga una colección de fotografías que hacen referencia a la historia del Zócalo. Este edificio tiene 400 años, su primer dueño después de la conquista fue Rodrigo Albornoz, contador real de la Nueva España. Se desconoce cuándo fue instalado el tercer piso, pues originalmente sólo contaba con dos. En 1925 se inició el proyecto del hotel que abrió sus puertas en 1937. En 1996 y 1997 fue sede de la famosa muestra de arte “New Art”. Ha servido como locación de películas y grandes personalidades se han hospedado aquí.

3hotel-majestic

Fotos: Especiales 

Compartir
Artículo anteriorGeishad: cómo educar sobre sexualidad
Artículo siguienteCrucigrama 3 de Enero 2017
Estudiante de comunicación, lucho por mis ideales y aún creo en la nobleza de las personas. Un poco de todo, un todo de nada.