Rodríguez Liceaga nos recomienda leer a Diego Olavarría

Estar lejos de casa, en otro país, nos ofrece la posibilidad única de reinventarnos, de ser una persona diferente. Por eso la crónica de viajes suele ser tan mala, porque los autores aspiran a ser mejores de lo que realmente son. Este libro, el primero de Diego Olavarría, no cae en tales mafufadas. Narra un honestísimo viaje sin dobleces ni perfumes desde metro Etiopía hasta el país homónimo en África. Un viaje personal, interno y muy poco turístico. El olor a chis y moscas y pobreza impregna las páginas de este magnifico libro que, ya desde ahorita les advierto, aparecerá en las listas de los mejores del año. Me atrevo a afirmar que entre el equipaje de Olavarría se encontraba una maquina de metáforas exactas, como aquella de la estatua en remodelación -rodeada de vigas- que compara con un exsoldado negro en muletas. Recomiendo acompañarlo con Noticia bomba de Evelyn Waugh, recién editado por Anagrama. No es un libro para leerse en Starbucks.

el-paralelo-etiope-diego-ovalarria-portadaParalelo Etíope
Diego Olavarría
Fondo Editorial Tierra Adentro.