Prueba los 40 centímetros de tlayudas chilangas del Zócalo

Seguro cada que pasas por esta zona del Centro has escuchado la famosa frase de los vendedores de trayudas que reza más o menos, así: “¡¿Cuántas amiga?!”.

Seguro cada que pasas por esta zona del Centro has escuchado la famosa frase de los vendedores de trayudas que reza más o menos, así: “¡¿Cuántas amiga?!”.

Caminar por la plancha del Zócalo es una delicia, y no sólo por la belleza arquitectónica que puedes apreciar en tu andar, sino también por la rica gastronomía que se ha apoderado del paladar de los paseantes de la zona. Prueba de ello son las tlayudas en su versión recargada chilanga.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: LAS GORDITAS DE CHICHARRON Y QUESO DE CASAS ALEMÁN

Y es que cómo no prestar atención a esas vastas canastas de mimbre repletas de crujientes tortillas de color verde —aunque otros digan que es azul—, que miden alrededor de 40 centímetros. A esta sabrosura callejera también se le conoce como doradita o tostada, aunque algunos también se atreven a decirle huarache.

 

Los hábiles vendedores colocan su canasta sobre un banco de plástico a un costado de la Catedral Metropolitana —muy cerca del Templo Mayor—, y al grito de “¡¿cuántas amiga?!” comienza a crecer la fila para devorar estas tlayudas chilangas.

Eso sí, no te vayas a espantar si de repente corren con la canasta; no es nada personal, simplemente lo hacen para no ser sorprendidos por los granaderos.

La preparación de esta tlayuda chilanga es un tanto rudimentaria, pero no por eso demerita el sabor de este platillo que trae como ingrediente la famosa tostada de maíz , la cual aseguran los vendedores está hecha por sus propias manos. A esta se le agrega una capa de frijoles refritos, nopales, queso y el secreto de toda buena comida mexicana: la salsa hecha con chile guajillo (del que pica).

Una vez que se terminó con el procedimiento, las tlayudas chilangas están listas para ser devoradas, por crujientes, picositas y sabor incomparable.

Dónde: a un costado de la Catedral Metropolitana, muy cerca del Templo Mayor, col. Centro

Horario: a partir de las 11 horas

Costo: 25 pesos

(Fotos: Dulce Ahumada)