Una recomendación de lectura de Alberto Chimal

Jonathan Strange y el señor Norrell, de Susanna Clarke (Salamandra), es una novela muy especial. Por una parte, cuenta una historia ambientada en Gran Bretaña y protagonizada por magos; por la otra, tiene poco o nada que ver con los libros de J. K. Rowling y otros por el estilo, porque es al mismo tiempo –por extraño que pudiera parecer– una novela realista: está ambientada en el siglo XIX y retrata muy bien los modos de pensar y vivir de la época, incluyendo numerosas convenciones sociales que ahora podrían parecer absurdas pero que, al ser las que rigen la sociedad en la que viven sus personajes, se convierten en limitaciones muy estrictas, cadenas que no se pueden romper. Uno de sus muchos temas es justamente el de los límites que impone la sociedad sobre los individuos y el delicado equilibrio que representan: hay agitación y dificultades cuando se intenta ir más allá de ellos, pero también (e incluso peores) cuando se les preserva sin cuestionarlos ni criticarlos. Una novela apasionante y hermosa, de gran imaginación.

LibroJonathan Strange y el señor Norrell
Susanna Clarke, 2005
Salamandra, $280