Cafeína Bus, una cafetería en un camión escolar

Cafeína Bus

El gusto por el café más la idea de ser emprendedor llevó a Mauricio Jiménez a rodar por la ciudad desde hace tres años en Cafeína Bus: una cafetería fuera de lo común porque está dentro de un camión escolar

ESTO TE PUEDE INTERESAR: LOS HABITANTES DEL DOBERMAN

Mauricio decidió dejar su vida godín después de que en la empresa donde trabajaba hubo diversos cambios que no favorecían a los empleados. Junto con su esposa Gabriela Ornelas pensó en abrir un negocio. Buscaron cafeterías de franquicia, pero al final el trato no se concretó, sobre todo porque buscaban un espacio donde sus hijas pudieran estar. Mauricio se la pasaba en internet en búsqueda de ideas de negocios: primero pensó en abrir un foodtruck normal, pero después decidió hacer algo diferente. “Hice números y decidí arriesgarme un poquito más. Además, le vendí la idea a mi esposa y le gustó”, comenta el dueño de esta cafetería sin igual.

Como la historia de Harry Potter, el concepto de Cafeína Bus se terminó de armar en una servilleta. Durante una fiesta con amigos de Gabriela, Mauricio conoció a un arquitecto a quien le platicó sobre el proyecto y juntos hicieron un bosquejo en el papel.

Cafeína Bus tiene un concepto vintage: los asientos tienen un tapiz como de los años 20 y, en las mesas, hay teléfonos, relojes, lámparas, cámaras fotográficas y otros accesorios antiguos. De acuerdo con la pareja, busca que sea un sitio donde puedas convivir y relajarte; en un rincón hay libros que puedes leer mientras tomas un café. Además de bebidas, hay sándwiches, pasteles y más.

Rodar en Cafeína Bus, más que un negocio, es una pasión, pues tener un foodtruck en la ciudad es difícil debido a los permisos que piden las delegaciones. Por ello, el camión ofrece servicios de catering en eventos privados.

Dónde: Cafeína Bus está cada mes en Ingenio Bazar, en el Parque de los Venados.

Facebook: CafeinaBus

Twitter: CafeinaBus

Compartir
Artículo anteriorCrucigrama 23 de Agosto 2017
Comunicóloga por la UNAM. Tiene una relación de amor-odio por la CDMX. Le gusta el café y corregir ortografía.