Esquites básicos de la ciudad

esquites

Este platillo mexicano es un must. Se prepara con epazote, cebolla y chile. No te puedes resistir al ver cómo le ponen limón, mayonesa y queso; seguro ya se te hizo agua la boca.

4Con tradición

Este puesto de esquites tiene más de 50 años y es sumamente popular. Tiene dos tipos de esquites: con elote asado o hervido. Lo diferente de este puesto es que condimenta el platillo con mantequilla, lo que le da un twist de sabor. Si quieres comer más que un vasito, pide que te sirvan en charola. Hay chile en sus dos versiones y puedes elegir entre crema o mayonesa.

Esquites Moliere
Moliere esquina con Ejército Nacional, col. Polanco

3Receta nueva

Don Josué y su familia llevan 42 años vendiendo esquites en este lugar y, desde hace más de dos décadas, ofrecen este platillo acompañado con tuétanos, los martes, jueves y viernes. También hay con longaniza, pollo y res. Al día, venden aproximadamente 120 kilos de esta delicia. Siempre hay largas filas, así que te sugerimos llegar antes de las 19 h, pues a esa hora comienzan a vender.

Esquites Don Josué
Eje 4 y Eje Central, col. Narvarte

2Esquites diferentes

Los sirven en jarritos de barro y hay nueve esquites diferentes, entre ellos, los Chilangos, que llevan tiras de tortilla dorada, chile cuaresmeño desflemado con limón y queso panela; los Oaxaqueños, preparados con champiñones, epazote, chile cuaresmeño y queso Oaxaca, y los Norteños, que llevan carne molida, tocino y salsa de chile de árbol.

La Esquitería
Oriente 102 #1617, col. Ramos Millán

1Salvación godín

Este establecimiento está en una de las principales avenidas de la ciudad, por donde pasan miles de godínez al día. Como buen puesto esquitero, hay hervidos y asados. Los vasitos cuestan $25 y te los pueden dar para “ir comiendo”. Tienen buen sabor y, por lo general, hay fila para comprar. Ten cuidado con la salsa casera, está picosa. Todos llevan limón, chile, mayonesa y queso.

Los esquites de Reforma
Reforma 222, col. Juárez

Compartir
Artículo anterior8 libros de Rius que todo chilango debe leer
Comunicóloga por la UNAM. Tiene una relación de amor-odio por la CDMX. Le gusta el café y corregir ortografía.