Cervecería Nacional: buena chela, buena comida

Cervecería-Nacional

La Cervecería Nacional es el lugar ideal para disfrutar de un caldo de res con el sabor de la hierba santa, un coctel de camarón recién preparado o un aguachile bien picosito

Si lo que buscas es un lugar que combine un buen ambiente para pasarla bien junto a tus amigos, precios accesibles y buena comida, la Cervecería Nacional Loreto es sin lugar a dudas el lugar ideal.

Ubicada en Río de la Magdalena 90, en la colonia Tizapán San Ángel, este restaurante ofrece bebidas y alimentos desde $29, para que no haya pretexto de que no sales porque es fin de quincena pues incluso disfrutando la fiesta, el ticket promedio por persona no supera los $300, explica Daniel González, del gerente local.

Lo mejor es que aunque los costos son bajos la calidad es alta, pues cuentan con un chef especializado en mariscos y cocina tradicional mexicana, que promete ofrecer el maridaje perfecto con la amplia carta de bebidas que se han convertido en una de las favoritas de entre los godinez de San Ángel y los universitarios, pues su ubicación está a un paso de Ciudad Universitaria.

Fiesta para todos

Las celebraciones son el pretexto ideal para visitar la Cervecería Nacional, toda vez que cuentan con un espacio amplio, mesas de madera que pueden juntarse –si es que vas en grupo– y un diseño que incluye una especie de caja de tráiler que da un aspecto industrial.

La música es otro aspecto fuerte, pues los viernes y sábados tienen un grupo en vivo que interpreta desde rock, pop, baladas y música en inglés, hasta reguetón para que bailes sin pena. Es más, por ahí dicen que el cantante le da un aire a Maluma, así que tú sabrás si te animas a comprobarlo.

En este lugar también aplican las complacencias. Puedes pedir la rola que quieras escuchar y quizá en una de esas te toque entrar a dueto, pues los cantantes pasean por todas las mesas para prender el ánimo.

Además de la parte principal del restaurante, hay una terraza con varias televisiones, donde puedes disfrutar partidos de futbol, peleas de box o ver cómo cae el Sol. En esta época de lluvias tampoco es problema pues cuenta con puertas de cristal que hacen que puedas seguir disfrutando de la vista.

Si llegas entre semana y no está tan lleno, también puedes echar la reta con el futbolito que colocan en una de las esquinas del restaurante. Y si tienes pensado llevar a varias personas, lo recomendable es hacer una reservación, pues los jueves, viernes y sábados se llena a tope.

Esta chelería es el lugar ideal para festejar con amigos o disfrutar eventos deportivos sin gastar tanto 

Comida “de la abuela”

Algo que caracteriza a la Cervecería Nacional es el sabor de su comida: la hierba santa del mole de olla o del pozole que se sirve con carne o pollo, rábanos y un poquito de orégano. El justo picor del caldito de camarón o de las quesadillas de chicharrón prensado, los guisados en cazuela que se pueden comer con tortilla o en tostada.

En cada una de las preparaciones hay un detalle: el sabor casero, esa idea de volver al hogar a través de los sabores y olores que también se refleja en el toque dulce del coctel de camarón y la sensación de sentirse en la playa con la frescura del limón y los pepinos en los aguachiles, mientras una cerveza bien helada se escurre en la mesa de madera.

“Queremos que la gente que viene a comer se sienta como en su casa, como si estuviera probando lo que sus mamás o abuelas les preparaban, esos sabores que inmediatamente identificamos como “caseros” y que de unos años para acá se han estado perdiendo entre muchas otras combinaciones”, dice Giovanni Ramos, chef de la Cervecería Nacional.

Y es que para el responsable de la cocina, a pesar de que en los últimos años ha crecido el interés por experimentar al momento de comer, los sabores caseros siguen siendo los favoritos pues evocan recuerdos que mejoran la convivencia a la hora de la comida, asegura. 

Eso también se refleja en los sabores dulces de los postres como el flan tradicional, el arroz con leche con un toque de canela, los plátanos con crema y el ate con queso que todas las abuelas acostumbran.

Así que, si eres de los que les disfruta tomarse una cerveza fría con una parrillada recién hecha, con un buen pedazo de cecina o combinarla con una carnita a la tampiqueña, este lugar es para ti. 

Que no se te suba a la cabeza

La carta de bebidas es otra de sus más grandes fortalezas, pues a pesar de que en su nombre lleva la intención, la cerveza no es lo único que se vende en este lugar aunque sí encuentras una variedad de marcas desde $29 en botella; además de tarros, cubetas, caguamas y torres. 

Si tu paladar es más delicado, también hay chela “premium”, champaña, cognac, variedad de mezcales, tequilas, rones, brandy y whiskey.

Aunque los que se merecen una mención especial son los cocteles, y si tienes suerte y vas a festejar tu cumpleaños, la Cervecería Nacional te dará de cortesía un Lamborgini con una preparación original de la casa que incluye una copa martinera retacadita de vodka y algunos jugos. 

Encima de la copa se colocan un par de cuchillos y, sobre ellos, una botella vacía y un vaso tequilero, formando una torre a la que le vaciarán más alcohol, le prenderán fuego y lanzan algunos polvitos para sacar chispas. 

En cuanto las llamas empiecen a consumirse,  escucharás el clásico shot, shot, shot… y deberás beberlo con un popote y de un solo sorbo mientras sientes en la lengua y en la garganta cómo se va calentando la bebida. Eso sí, ten mucho cuidado porque ese trago se sube a la cabeza tan rápido como la velocidad que caracteriza a la marca de autos que le da su nombre. 

Cervecería Nacional

Rio de la Magdalena 90, col. Tizapán San Ángel
Lunes a miércoles, de 12:00 a 22:00; jueves a sábado, de 12:00 a 2:00; domingo, de 12:00 a 19:00

También lee: La Destilería, la cantina que complace cualquier paladar