La inesperada secuela de un clásico

Después de Casa de muñecas
Foto: Cortesía

Tocan la puerta. Nadie abre. Insisten. Es Nora, esa Nora… 15 años después. El dramaturgo norteamericano Lucas Hnath, en Después de Casa de muñecas, imagina lo que pasó después de que Nora Helmer saliera de su vida matrimonial dando un portazo, una acción verdaderamente arriesgada para una mujer a finales del siglo XIX, época en la que se publicó Casa de muñecas, la obra clásica del noruego Henrik Ibsen.

La intención de Nora fue librarse del yugo, de aquella cotidiana opresión de ser madre y esposa. De alguna forma, esta obra es la esperadísima secuela (si se puede apostar por tan superflua mercadotecnia en el teatro) que se torna interesante por cuánto ha cambiado el entorno de las mujeres más de 100 años después: ¿qué pasó con Nora una vez que salió de su casa?, ¿a dónde se fue?, ¿se arrepintió alguna vez?, ¿cómo lidió con el abandono hacia su hija, que la recibe ahora, toda una jovencita?, ¿qué hizo con su libertad?

Protagonizada por Cecilia Suárez y dirigida por Mauricio García Lozano, esta es una obra sobre el cambio paulatino en el rol de la mujer, pero también es un ensayo sobre las cuestiones de pareja, cómo nos vemos unos a otros “qué tanto se ha modificado eso y qué tan felices somos con ese arreglo que es un contrato matrimonial”, dice Cecilia Suárez, quien asegura que la puesta en escena va más allá del tono de la pieza: “Es un híbrido, contiene mucho sentido del humor; el peso de la dirección permite ver este texto desde muchos ángulos, que también lo encuentres divertido, con situaciones ridículas, al mismo tiempo que hay cosas de gran peso”. El reto para este equipo será, justamente, encontrar un tono en el que se respete la memoria de un texto clásico y un personaje tan significativo como Nora en la historia de la dramaturgia mundial.

Después de Casa de muñecas se presenta en el Teatro Julio Prieto (av. Xola 809, col. Del Valle) los viernes a las 19 y a las 21 horas, los sábados a las 18 y a las 20 horas, y los domingos a las 17 y 19 horas. El costo del boleto es de 600 pesos y la temporada de la obra termina 2 de septiembre.

 

Compartir
Artículo anteriorLobster Theremin aterriza en la CDMX