Bebidas mexicanas para quitar la sed

Hay una variedad de bebidas prehispánicas que se conservan hasta nuestros días. En la Ciudad de México hay varios lugares donde puedes probarlas. ¡Conócelas!

¿Un tasca… qué?

Todos los mexicanos —o la mayoría— conocen el tequila, el mezcal y el pulque como algunas de las bebidas más representativas del país. Pero ¿cuántos han escuchado o, mejor aún, probado el tascalate, la teja o un verdadero chocolate?

La gastronomía mexicana es Patrimonio de la Humanidad, así la nombró la UNESCO en 2017. Entre la extensa variedad de platillos con los que cuenta, las bebidas son parte fundamental, ya que “tienen ingredientes de carácter ancestral”, afirma Diana Puente, del centro cultural Raíces, lugar que busca preservar nuestras tradiciones.

Muchas de estas bebidas son de origen prehispánico y varias son preparadas a base de maíz y cacao. Además de ricas y refrescantes, son muy nutritivas; la razón —cuenta Diana— es que “los pueblos mesoamericanos buscaban la mayor cantidad de nutrientes y energía para aguantar las jornadas de trabajo. Estas bebidas son alimentos completos y no tienen ingredientes industrializados”.

Con el paso del tiempo, muchas de ellas se han perdido, pero otras aguardan en varios sitios de la ciudad para que las personas las disfruten. Son muy recomendables en cualquier época del año, pues las hay frías y calientes, hechas a base de agua o con leche.

Tascalate

Originalmente es preparada a base maíz, cacao, tortillas molidas, achiote —de ahí su color anaranjado— y canela. Es una bebida de Chiapas que tiene denominación de origen. En la época prehispánica, las personas la tomaban en las fiestas y se dice que es la bebida dedicada al amor.

Pozol

Ha sido consumida durante siglos en zonas de mayas y zoques. Una de sus características es que no se echa a perder por las altas temperaturas y es sumamente refrescante. Se prepara con maíz y cacao, y actualmente se le añade canela y azúcar.

Pox

Originario de Chiapas, es un destilado preparado con maíz y caña de azúcar. Tradicionalmente, los mayas lo bebían en ceremonias y rituales de curación y fraternidad. Se dice que el pox alivia las enfermedades del cuerpo y alma. Además del natural, hay otros sabores hechos con infusiones de hierbabuena, nanche, tejocotes y membrillo.

Chilate

Se puede confundir con un guisado, pero no, también hay una bebida homónima. Su nombre, en náhuatl, significa “bebida de chile”, aunque generalmente no lleva este ingrediente en su elaboración. Para prepararla se usa arroz, cacao, piloncillo, canela y agua, hay algunas personas que sí suelen ponerle chicle seco.

Teja

Se trata de una especie de atole. Es tradicional de Querétaro y su ingrediente principal es el maíz de teja, mejor conocido como semilla de girasol. Las semillas se muelen en metate y, para darle una consistencia espesa, se le agrega harina de trigo. Se toma caliente.

Tejuino

La bebida de los dioses. Es originaria de los huicholes, asentados en Nayarit. Su nombre proviene del náhuatl y significa “latir”. Tradicionalmente la bebían en rituales y, actualmente, es más una bebida refrescante. Hay dos opciones: la tradicional, que tiene una fermentación ligera, y la que es una bebida alcohólica por su grado de fermentación. Se prepara con maíz y piloncillo, y es una bebida con beneficios para la salud.

Tejate

Al igual que otras bebidas, es hecha a base de maíz y cacao, pero la diferencia está en la preparación. El tejate, por ejemplo, se mezcla con las manos para darle esa consistencia espesa y lleva rosita de cacao y hueso de mamey. Es tradicional de Oaxaca y ahí la venden en casi cualquier lado.

Aquí puedes probarlas

En la ciudad hay varios lugares donde preparan estas bebidas. Aquí te mostramos algunos de ellos para que conozcas, pruebes y ayudes a preservar estas bebidas.

La Poxería. Se especializa en el pox. Hay de diferentes tipos y sabores. Está en Durango 215, col. Roma. Abre de martes a sábado de 18 a 2 h.

Expendio de maíz. Es un nuevo sitio de comida en Yucatán 84, col. Roma. Sirven tejuino en una jícara. Incluso ahí puedes ver cómo lo preparan. El horario es de martes a domingo de 9:30 a 16 h.

Cafeelería. Además de que su café es de una cooperativa de municipios chiapanecos, también se puede elegir pozol o tascalate. Se encuentra en avenida Taxqueña 1832, col. San Francisco Culhuacán, y abre de lunes a sábado de 9 a 21:30 h.

Centro cultural Raíces. Se trata de un rincón escondido en la col. Portales (en Bélgica 506, local D) que ofrece antojitos mexicanos preparados con ingredientes que vienen desde comunidades rurales. Hay tascalate, chocolate veracruzano, chilate y teja. Abre de lunes a sábado de 10 a 22 h.

Chamula’s. Sitio dedicado específicamente a San Juan Chamula. Ofrece pozol, pox y tascalate. Está en Bolívar 438, en la col. Obrera, y abre de lunes a domingo de 11 a 21 h.

Aquí es Oaxaca. Este rincón oaxaqueño en el Centro tiene ya más de 40 años. Está en Soledad 42 y, para acompañar unas ricas tlayudas o mole, hay tejate. Su horario es de lunes a domingo de 7:30 a 19 h.

Compartir
Artículo anteriorEl mejor secreto de Azcapotzalco
Comunicóloga por la UNAM. Tiene una relación de amor-odio por la CDMX. Le gusta el café y corregir ortografía.