¿Cómo ahorrar energía?

ahorrar-energía

Ahorrar energía no solo ayuda a nuestros bolsillos, también es una medida para cuidar el ambiente y aquí te compartimos algunos consejos para hacerlo tanto en la casa como en la oficina

Cuando tu smartphone ya se terminó de cargar, ¿desconectas el cargador o lo dejas ahí? Lo mismo pasa con las computadoras, las consolas de videojuegos o tu secadora, ¿los dejas conectados, aunque estén “apagados”?

A estos electrodomésticos se les conoce como “vampiros eléctricos”, porque consumen energía a pesar de que no están en funcionamiento y los cuales, de acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), representan 13% del uso de luz en los hogares; de hecho, algunos gastan más energía así que cuando son utilizados. Al desenchufarlos de la corriente eléctrica no solamente ayudas a tu bolsillo, sino que también contribuyes a cuidar el ambiente.

Cuida el planeta: ¡apaga la luz!

Y es que la generación de energía eléctrica tiene bastante impacto en nuestro entorno, pues puede contaminar más el ambiente y afecta a la biodiversidad de un lugar, debido a que es ocupado por infraestructura eléctrica. La generación de electricidad también contribuye al cambio climático, pues en el proceso se emiten gases de efecto invernadero, como dióxido de carbono o metano.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Energéticos en Viviendas Particulares hecha por el Inegi, 65.3% de la población en México desconecta su microondas cuando no lo utiliza y en cada casa hay, en promedio, 1.31 televisiones, ¿cuántas de ellas están prendidas al mismo tiempo en el mismo canal?

No se trata de decir que la electricidad nos perjudica, pero sí es muy importante crear conciencia sobre los beneficios que puede traer a nuestra vida ahorrarla. Todos podemos contribuir, recuerda que pequeñas acciones logran grandes cambios y es responsabilidad de todos cuidar nuestro planeta.

Aunque nuestro país ha mejorado en cuanto al ahorro de energía —pues se encuentra en la posición 12 del International Energy Efficiency Scorecard de 2018—, todavía falta mucho por hacer. Solo 0.25% de las viviendas usan energía solar como una fuente alternativa en el país, según el Inegi, pero hay varias formas para ahorrar y usar eficientemente la energía.

Tips para ahorrar energía

Inevitablemente, todos contaminamos de alguna manera el ambiente; sin embargo, podemos hacer (o dejar de hacer) algunas cosas innecesarias que son fáciles y de las que no nos damos cuenta.

Más allá de evitar usar energía, se trata de utilizarla de manera eficiente, es decir, necesitar menos para realizar una tarea, así se reduciría la cantidad de emisiones nocivas para el ambiente.

De acuerdo con la CFE, hay algunos consejos sencillos que seguir y que se pueden poner en práctica todos los días. Para ahorrar energía en casa, lo primero que hay que hacer es revisar la instalación eléctrica: debes desconectar todos los aparatos que consumen energía y revisar el medidor, que debería detenerse por completo. Si continúa girando, se debe llamar a un técnico para que la revise.

Otro de los consejos que da la CFE es desconectar focos y aparatos cuando no sean utilizados, así como colocar aparatos de aire acondicionado en lugares frescos, pues ahí consumen menos energía. También es recomendable revisar que los aparatos no tengan fallas, ya que si las tienen pueden llegar a consumir más energía.

Ahorradores de energía

Hay electrodomésticos que dicen ser ahorradores de energía, pero cuando llega el recibo de luz tu cartera sufre. Para saber si realmente no utilizan tanta electricidad, es importante verificar que tengan un certificado de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee).

Un tip básico, pero al que no hacemos mucho caso, es saber utilizar los recursos naturales. Por ejemplo, si son las 12 del día, hay que evitar prender las luces y mejor utilizar la iluminación natural. Se recomienda usar plantas que dan follaje cada año, así en invierno permiten la entrada de luz y en época de calor dan sombra.

Entre las recomendaciones está utilizar pinturas aislantes, las cuales ayudan a reducir el calor o a mantener fresco el ambiente, dependiendo la temporada. La elección de color en las paredes de tu casa también contribuye: los claros permiten que se refleje la luz del Sol y que los interiores se vean más iluminados.

Y sí, es mejor utilizar focos ahorradores o LED para usar de manera eficiente la energía. Si vives en edificios o unidades habitacionales, se recomienda utilizar luminarias con sensores de movimiento en las áreas comunes.

¿Y en la oficina…?

Utilizar energía de manera eficiente en la oficina, donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, también es posible y todos podemos contribuir. Al igual que en los hogares, se recomienda aprovechar la luz natural y no encender focos cuando es innecesario.

Si hay calefacción, hay que mantener cerradas puertas y ventanas; mientras que los ventiladores utilizan menos energía que el aire acondicionado. Pon atención a tu computadora: lo más recomendable es poner un salvapantallas para cuando está inactiva. Sobre todo, es importante no dejarla suspendida al finalizar el día; debes apagarla y desconectar los aparatos eléctricos.

Estos son los pasos sencillos para usar de manera eficiente la energía. Es cuestión de acostumbrarse a seguirlos y poner un poco más de atención a los pequeños detalles.

Te puede interesar: Una ciudad sin diésel