Cómo ser un Iron Dad

Qué comer, cómo ejercitarte, cada cuánto ir al médico. Te damos tips para tener mejor calidad de vida al lado de tus hijos.

Jacobo tiene 52 años y es un papá que se esfuerza en cuidarse. Trata de no comer en exceso, procura estar al pendiente de su salud y, antes de salir a trabajar, hace ejercicio casi todos los días, ya sea en el gimnasio —acompañado por alguno de sus dos hijos—, en casa o en algún parque.

Su rutina reúne los puntos básicos que médicos y entrenadores recomiendan seguir a todos los hombres que son padres, independientemente de su edad, con el propósito de que gocen de bienestar tanto físico como emocional.

El problema está en que la mayoría hace lo contrario y empieza a descuidarse cuando nace su primer hijo: se deja llevar por los antojos, tiene una vida sedentaria y no se preocupa por activarse. Sin embargo, explican los expertos, existen varios caminos para dar un giro a esta situación.

Para los primerizos

En la capital, 65% de los papás tiene sobrepeso, lo que puede derivar en obesidad y en otras enfermedades, dice el médico Alejandro Gallardo Hernández, coordinador de Atención Domiciliaria de la Secretaría de Salud local (Sedesa).

No obstante, evitar estos padecimientos es posible. Para ello, en primer lugar se sugiere a los hombres redoblar cuidados desde que se convierten en padres, algo que por lo general ocurre cuando tienen entre 20 y 30 años. Durante esta edad, se aconseja que empiecen a medirse la presión cada seis meses y la glucosa una vez al año, así como combatir el sedentarismo.

“Una de las principales recomendaciones es la actividad física”, señala Gallardo, y detalla que lo ideal para quienes están en este grupo es hacer de 30 a 60 minutos de ejercicio al día. Las opciones son muchas e incluyen desde sólo caminar hasta practicar deportes que requieren un mayor esfuerzo.

“Hay quienes se inclinan por el ejercicio aeróbico, actividades al aire libre como correr, nadar, futbol soccer, basquetbol, etcétera. Otros se inclinan por el entrenamiento anaeróbico o de fuerza, lo que se realiza en un gym”, dice Brenda Cuevas, quien ha competido en concursos de fisicoculturismo y es entrenadora personal desde 2009.

Para todos, un consejo es que cuando entren a una actividad no hagan ejercicios de alto impacto de forma inmediata. Antes, explica Cuevas, sus cuerpos y mentes deben adaptarse a nuevos movimientos, lo que toma de tres a ocho semanas.

Con los años

Conforme los papás envejecen, también cambia el tipo de cuidados que deben tener, y esto no tiene por qué reducir su calidad de vida. Por el contrario, seguir ciertos hábitos puede ayudarlos a mantenerse fuertes y a continuar disfrutando de sus familias durante mucho tiempo, coinciden los especialistas.

En cuanto a estudios médicos, es recomendable que a partir de los 45 años los padres se hagan exámenes anuales para detectar cáncer de próstata, uno de los tipos más comunes. Y respecto a la alimentación, también se sugiere revisarla.

“La edad no perdona. Conforme va aumentando, es conveniente dejar de comer carnes rojas, comer menos grasas, menos sal, más vegetales”, explica Gallardo, mientras Cuevas aconseja también controlar la ingesta de azúcar refinada y optar por consumir alimentos como semillas, frutos secos y aceite de oliva.

¿Y qué hay del ejercicio? En este tema, los especialistas coinciden en que lo mejor para los papás es mantenerse activos, pero deben reducir el impacto a medida que vayan creciendo. A los 40 y los 50 años, aún pueden practicar numerosos deportes, pero después de los 60 —cuando la fuerza, la flexibilidad y la velocidad disminuyen— deben explorar otro tipo de actividades.

“Aquí sí se podría considerar caminar o realizar una actividad que implique la menor cantidad de riesgos, como bailar, nadar, pilates o yoga”, dice Cuevas.

Un plan para empezar

A pesar de la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en en todo el país, diversas cifras apuntan a que la gente cada vez se interesa más por mantenerse en forma. En 2014, por ejemplo, la revista Forbes reportó que el número de gimnasios en México casi se cuadruplicó de 2010 a 2012.

Cuevas dice que también ha notado esa tendencia y que la cantidad de hombres interesados por cuidar su salud y aspecto físico ha subido “de forma marcada”.

¿Pueden los hombres que son papás subirse a esta ola, incluso si han estado alejados del ejercicio por mucho tiempo? La entrenadora no sólo asegura que sí, sino que también les da algunos tips.

Uno de ellos es empezar con sesiones de caminata o trote de 20 minutos, cuatro veces por semana, y complementarlas con rutinas de fuerza muscular en las que vayan aumentando las repeticiones. Por ejemplo, para la primera semana, en cada sesión pueden hacer una serie de 20 repeticiones; en la segunda, dos series de 15, y para la tercera, tres series de 15.

De esa manera, sostiene Cuevas, irán ganando condición física, construirán un buen hábito y, poco a poco, podrán fijarse metas más altas y sentirse mejor.

En cifras

  • 30 minutos de ejercicio diario es lo mínimo que recomiendan los médicos a los padres jóvenes.
  • veces al año un hombre debe revisarse la presión arterial a partir de que cumple 20 años.
  • vez al año debe revisarse los niveles de glucosa para prevenir la diabetes.
Compartir
Artículo anteriorDinero monstruoso
Artículo siguienteFuertes dosis de rock
Soy periodista. Sigo temas políticos, sociales y capitalinos. Del 19 de octubre de 2015 al 30 de septiembre de 2016, tuve el gusto –y el reto– de editar los especiales de Máspormás.