Contaminación que no cede

En 68 de los últimos 80 días se ha registrado mala o muy mala calidad del aire, a pesar del endurecimiento del Hoy No Circula.

Hace casi tres meses, las autoridades federales y locales endurecieron el Hoy No Circula para combatir la contaminación en el centro del país. A pesar de ello, la calidad del aire en la capital se ha mantenido en niveles malos o muy malos la mayor parte del tiempo, de acuerdo con una revisión a las mediciones oficiales.

De los 80 días que pasaron entre el 5 de abril —cuando entraron en vigor los cambios al programa— y el 23 de junio —cuando se cerró esta edición—, en 68 la cantidad de ozono superó los niveles aceptables en al menos una zona de la ciudad.

Los registros del Sistema de Monitoreo Atmosférico, dependiente del gobierno capitalino, indican que en 59 ocasiones este contaminante rebasó los 100 puntos Imeca, lo que implica mala calidad del aire. En tanto, en nueve fechas el compuesto se ubicó arriba de los 150 puntos, lo cual se traduce en muy mala calidad.

El día más contaminado fue el 2 de mayo, cuando cuatro de las cinco zonas de la urbe —noroeste, noreste, centro y suroeste— tuvieron muy mala calidad del aire. A éste le siguieron el 4 y el 20 de mayo, con tres zonas en esas condiciones.

Las cifras de 2016 son incluso peores que las del mismo periodo de 2015. En ese lapso, el ozono superó los niveles aceptables en 62 días. De ellos, 57 tuvieron mala calidad y cinco muy mala calidad.

Los malos resultados de este año se registraron pese a que, el 30 de marzo, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) anunció que, del 5 de abril al 30 de junio, el Hoy No Circula sería más estricto. Entre otras cosas, se ordenó que en las entidades del Valle de México todos los autos dejaran de circular un día a la semana y un sábado al mes, sin importar su tipo de holograma.

El organismo —coordinado por el gobierno federal y en el que participan el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala y la capital— argumentó entonces que la medida se tomaba con el objetivo de “prevenir altas concentraciones de ozono en la atmósfera” y, con ello, “proteger la salud de la población”.

Se tiene previsto que estas medidas se levanten el próximo jueves y que la CAMe anuncie nuevas acciones en materia ambiental para el Valle de México. Además, el 1 de julio debe entrar en vigor un nuevo método de verificación vehicular más estricto cuyo propósito, según las autoridades federales, es sacar de la circulación a los automotores más contaminantes.

Detrás del esmog

Consultados sobre estas cifras, legisladores locales y especialistas señalan diversas razones por las que el endurecimiento del Hoy No Circula no logró disminuir los niveles de contaminación.

El diputado Xavier López Adame, presidente de la Comisión de Preservación del Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa (ALDF), menciona que en estos meses hubo condiciones que favorecieron la concentración de contaminantes, como calor y escasas lluvias. Por ello, dice, no era realista esperar que los cambios al programa tuvieran gran impacto.

Para Stephan Brodziak, de la organización El Poder del Consumidor, los resultados se deben a la mala calidad de las gasolinas producidas en el país y a la atrasada tecnología de los vehículos, especialmente los de transporte de carga.

En tanto, Areli Carreón advierte de otro factor. De acuerdo con la experta, consultora en movilidad para la agrupación Greenpeace México, el uso de vehículos particulares no disminuyó durante este periodo, porque la gente optó por rentar o incluso comprar otros autos para los días que no circulaba, o bien, por utilizar taxis o servicios de chofer privado.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: HOY NO CIRCULA TRAE MÁS AUTOS

Es el transporte público

En lo que las tres voces consultadas coinciden es en que, si las autoridades quieren reducir las emisiones de contaminantes limitando la circulación de automotores, a la par deben proveer a la ciudadanía de un transporte público eficiente.

“No estamos desarrollando al ritmo debido el transporte público que necesitamos. La Ciudad de México va creciendo en transporte, afortunadamente, pero de forma muy lenta, y éste tiene serias deficiencias en seguridad y comodidad. Eso lo hace poco atractivo para los usuarios del auto particular”, dice Brodziak.

En el mismo sentido, López Adame considera que la red de transporte no sólo debe operar dentro de la capital, sino que necesita estar estrechamente coordinada con las entidades vecinas, debido a la cantidad de gente que cotidianamente viaja a la ciudad para trabajar o estudiar.

A unos días de que la CAMe dé a conocer su nuevo plan para el centro del país, los especialistas llaman a que este punto sea considerado como prioritario.

“Esto es urgente, porque si hoy estamos en la situación en la que estamos, si este 30 de junio la CAMe no resuelve cosas verdaderamente ambiciosas, verdaderamente importantes, como destinar miles de millones de pesos a instalar de una vez por todas esta red de transporte público de calidad, el año que entra vamos a estar exactamente igual o tal vez peor”, dice Carreón.

En cifras

  • 68 días con calidad del aire de mala a muy mala hubo entre el 5 de abril y el 23 de junio de este año.
  • 62 días con calidad del aire de mala a muy mala se registraron en el mismo periodo de 2015.
  • millones de vehículos automotores se estima que circulan en la ciudad.
Compartir
Artículo anteriorPuntos cardinales: experiencia retro
Artículo siguienteLa fortaleza de una intérprete
Soy periodista. Sigo temas políticos, sociales y capitalinos. Del 19 de octubre de 2015 al 30 de septiembre de 2016, tuve el gusto –y el reto– de editar los especiales de Máspormás.