Pon la basura en su lugar

Separar los desechos en cuatro

Cada chilango tira dos kilos de desechos al día y, desde este sábado, habrá que separarlos en cuatro tipos.
¿Ya los conoces?

ARTE: NURI R. MELGAREJO

Obtener mayor cantidad de residuos reutilizables y disminuir el impacto ambiental es el nuevo reto que atañe a los capitalinos con esta acción: separar la basura en cuatro categorías desde este sábado 8 de julio.

   Esta medida surge en una ciudad que genera, en promedio, 12 mil 843 toneladas de basura al día, lo que significa que cada chilango produce entre 0.85 y 2.42 kilogramos por día, de acuerdo con el Inventario de Residuos Sólidos capitalino.

“Los hogares son la principal fuente de desechos, pues producen el 47.7% del total y está seguido por el 15.4% del comercio y el 13.6% de los servicios”, dijo Tanya Müller, secretaria de Medio Ambiente, durante la presentación de la norma.

Desde hace 13 años, la CDMX tiene un programa de separación de residuos, pero su eficiencia apenas alcanza el 50%, pues no se ha logrado concientizar a la población sobre su responsabilidad ambiental.

Actualmente, más de siete mil toneladas de basura se siguen enviando a rellenos sanitarios del Edomex y Morelos, que en términos economicos representa 750 millones de pesos anuales que bien podrían invertirse en proyectos que transformen los desechos en productos y energía, pero la falta de separación dificulta el proceso.

“Esto nos debe hacer conscientes sobre nuestra manera de consumo y de cuáles son las acciones que nos hacen producir más basura. Modificar hábitos nos puede ayudar a ensuciar menos, a reciclar más y a mejorar nuestro entorno, pues en promedio, el 30% de nuestros residuos son envolturas, envases, empaques, bolsas, papel y cartón”, dice Oscar Vélez-Ruiz director de la consultoría Revive México.

Los cuatro tipos
Los residuos sólidos deberán separarse en cuatro fracciones a partir de este sábado y los camiones recolectores del servicio de limpia de la CDMX tendrán días específicos para recibir ciertos desechos, ya que una de las mayores quejas vecinales es que, aunque los desechos se entregan separados, los camiones terminan por mezclarlos. Las nuevas clasificaciones son:

Orgánicos
Son los restos de verdura, cáscaras de fruta, semillas, lácteos, sobrantes de comida, té, café y residuos de jardinería que serán recolectados los martes, jueves y sábados, de acuerdo con el calendario de la Secretaría del Medio Ambiente.

Inorgánicos reciclables
Se trata de aquellos que se pueden transformar para volver a ocupar como papel, cartón, plástico, metal, vidrios, madera, envases tetrapack, ropa y textiles. 

Inorgánicos no reciclables
Son los objetos que no se pueden reutilizar, como colillas de cigarro, envolturas metálicas, pañales, toallas sanitarias y poliestireno expandido —unicel—. 
   Ambas categorías de inorgánicos se podrán entregar a los camiones los días lunes, miércoles, viernes y domingo.

Residuos voluminosos y especiales
Lo que antes entregabas al ropavejero o llevabas al Reciclatrón ya será aceptado por los recolectores de basura, pero solo los domingos. Estos son: televisores, refrigeradores, lavadoras, computadoras, colchones, celulares y muebles.

¿Lo lograremos?
“Disminuir el impacto ambiental debe ser el principal objetivo de la separación”, dice Oscar Vélez-Ruiz, consultor ambiental. “Reducir la contaminación visual, evitar la generación de lixiviados —que son los líquidos que resultan de la descomposición de la basura y contaminan los mantos freáticos—, acabar con los tiraderos clandestinos, disminuir la fauna nociva y prevenir las inundaciones son otras ventajas del manejo adecuado de los desperdicios”, detalla.

Una vez separada la basura, el reciclaje y la recuperación de los materiales son los siguientes pasos. Por ejemplo, se espera que 4 mil 600 toneladas diarias de desechos orgánicos puedan convertirse en energía limpia que surta de electricidad al Metro a través de la planta que será desarrollada en los próximos meses por la empresa Veolia, pero, para que esto suceda, la basura orgánica debe estar apartada.

Asimismo, los residuos electrónicos serán llevados a plantas de reciclaje especializadas, pues este tipo de desechos genera 112 mil 490 toneladas anuales en la Zona Metropolitana del Valle de México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC). 
    Para el especialista en temas ambientales, la nueva normativa puede ser una oportunidad para revertir el atraso cultural de 13 años en la separación de basura y hacer que la sociedad y las autoridades asuman su corresponsabilidad, aunque, dice, esto puede dificultarse si no se imponen sanciones.

“Por ejemplo, la gente sabe que para proteger su vida debe usar el cinturón de seguridad al conducir, pero nadie lo hacía hasta que se empezó a multar. Ahora es algo natural. Lo mismo pasaría con la basura. Es necesario presionar para que se convierta en una cultura ciudadana y para que las autoridades no minimicen el tema. Si se aprovecha, significará grandes cambios para la ciudad, de lo contrario, la norma será un desecho más”, dijo Vélez-Ruiz.

En cifras: 

  • 47.7% del total de los desechos de la ciudad se originan en los hogares.
  • 6 mil 600 rutas de recolección de basura recorren las 16 delegaciones de la CDMX.
  • 12 mil toneladas es el promedio de desperdicios generados al día en la Ciudad de México.
Compartir
Artículo anteriorA pie por la colonia… Insurgentes Mixcoac
Artículo siguienteDeja que la fuerza te acompañe a este bazar de Star Wars
Reportera que camina la CDMX. Ideática y platicadora en sus ratos libres. Escribe de madrugada y duerme en el autobús. Convencida que las personas están hechas de historias y no sólo de tripas y huesos. De la vida aprendió a no tener sentimiento de escasez.