La industria también asfixia

Después de los autos, las fábricas son otra gran fuente de contaminantes en la ZMVM, donde se exige que sus procesos sean más limpios.

Desde el lunes pasado, una espesa capa de color gris cubre la ciudad. Se puede ver casi desde cualquier punto y se compone principalmente de ozono, un contaminante secundario que se produce cuando se queman combustibles y los óxidos de nitrógeno que estos sueltan entran en contacto con el aire y la radiación solar.

Cifras de las autoridades locales indican que la mayor parte de esos contaminantes proviene de los automotores —particulares, públicos y de carga—, que consumen 58.8% de los 47 millones de litros de combustibles usados diariamente en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).

Sin embargo, los vehículos no son los únicos responsables de esta ‘nata’ que padecen los capitalinos y por la cual esta semana se declaró contingencia ambiental. El otro gran factor es la industria, a la que se atribuye 20% de la contaminación que hay en la ZMVM, sin contar los sistemas de transporte utilizados por las fábricas.

“La ZMVM está muy industrializada y la mayor parte de esas industrias se encuentra en los municipios conurbados del Estado de México. Tlalnepantla, Ecatepec y Cuautitlán están muy industrializados y tienen una actividad que genera gran cantidad de contaminantes, por eso es una de las zonas prioritarias de vigilancia”, dice Arturo Rodríguez Abitia, subprocurador de Inspección Industrial de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Entre las fábricas cuya vigilancia es de competencia federal y las de competencia local —casi seis mil—, la ZMVM es la región más industrializada del territorio nacional.

Por esa razón, dice Rodríguez Abitia, cuando se declara contingencia ambiental no sólo se reduce la circulación de vehículos, sino que también se limita la actividad industrial. Estas medidas extraordinarias contemplan a los sectores farmacéutico, cementero, químico, de generación de energía eléctrica y de hidrocarburos, que deben reducir sus emisiones entre 30% y 40%.

Desde marzo, cuando empezaron las contingencias en la ZMVM, seis fábricas han sido sancionadas por incumplir estas disposiciones. Incluso, una de ellas fue clausurada.

“Algunas no cumplían con los límites máximos que les permite la ley para emitir contaminantes, algunas no tenían bitácoras para demostrar que habían reducido su actividad durante la contingencia y en algunos otros casos no se cumplían disposiciones relacionadas con cómo estaban midiendo sus emisiones”, dice Rodríguez Abitia.

Las inspecciones de la Profepa se realizan conforme a un programa anual, pero también pueden llevarse a cabo luego de una denuncia ciudadana.

¿Qué dicen los empresarios?

Para organizaciones ambientalistas, el momento que vive la ZMVM obliga a las autoridades a prestar mucha mayor atención al desempeño del sector industrial y vigilar de cerca que sus procesos sean más limpios.

Líderes industriales aseguran tener disposición para hacer más eficiente su trabajo y reducir sus emisiones. Sin embargo, sostienen que las instituciones también tienen tarea pendiente.

Arturo Rangel, vicepresidente del sector automotriz de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), señala dos ejemplos: primero, la falta de normas para regular los combustibles bajos en azufre, con las cuales los empresarios podrían importar diesel menos contaminante; segundo, que aún no se publica la norma sobre emisiones de vehículos pesados, a pesar de que se discutió hace un año.

“Estas propuestas [el gobierno] las ha escuchado en forma general, pero es indispensable que nos sentemos y que, de forma consensuada y coordinada, los organismos empresariales, así como gobierno y academia, podamos llegar a un acuerdo sobre las medidas de corto, mediano y largo plazo”, dice.

Otra petición de la iniciativa privada es que se le otorguen incentivos fiscales para renovar su parque vehicular, un rubro en el que tan sólo los agremiados a la Canacintra aseguran haber invertido 150 millones de dólares en el último año.

Mientras las autoridades y los empresarios llegan a acuerdos en este campo, los capitalinos tendrán que seguir viendo un cielo gris como el de los días recientes, producto de los escapes de autos y de las chimeneas que hay dentro y alrededor de la ciudad.

En cifras

  • 3 mil 694 fábricas de competencia federal tiene contabilizadas la Profepa en la ZMVM.
  • 2 mil fábricas de competencia local tiene contabilizadas la Secretaría de Medio Ambiente.
  • fábricas han sido sancionadas desde marzo por incumplir normas ambientales.

 

Compartir
Artículo anteriorEdición impresa 05/05/2016
Artículo siguienteUna granja neón
Reportero titular que a veces juega de editor derecho, formado en redacciones de un par de diarios nacionales, pero siempre cubriendo la ciudad. En los ratos libres me gusta practicar boxeo, no porque esté de moda, sino porque te pone en forma para los ‘chacaleos’.