Las carreras mejor pagadas

Las carreras mejor pagadas no siempre son las más populares. Arte, Alberto Montt
Las carreras mejor pagadas no siempre son las más populares. Arte, Alberto Montt

Química, estadística y finanzas están entre las profesiones con los sueldos más altos del país, pero no son las más populares.

ARTE: ALBERTO MONTT

En la Ciudad de México, poco más de 625 mil jóvenes están matriculados en alguna institución de educación superior con miras a profesionalizarse en una carrera, de acuerdo con datos del ciclo 2015-2016 de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior.

El contar con una carrera universitaria aumenta las posibilidades de mejorar económicamente ya que, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), alguien que estudia hasta el nivel de licenciatura percibe un sueldo 75% mayor que el de alguien que estudió hasta la preparatoria. 

Sin embargo, hay carreras que ofrecen mejores ingresos económicos que otras.

“Estudiar una carrera, ya sea en universidad pública o privada, debería ser una decisión que se tome de manera informada”, dice Alexandra Zapata, investigadora del Imco, quien el año pasado diseñó una herramienta web para calcular las implicaciones de estudiar una carrera, como inversión, calidad de la educación, disponibilidad de empleo y niveles salariales.

De acuerdo con Zapata, cuando un joven decide estudiar una profesión con base en motivos como la cercanía del centro de estudio o la influencia familiar (padres o hermanos que han estudiado lo mismo), se arriesga a elegir una carrera con sobresaturación de oferta y un rango menor de salario.

Por ello, es preferible tomar en cuenta factores como el retorno de inversión —que es el ingreso promedio de los egresados en comparación con el costo de la carrera— y el riesgo de desempleo, desocupación o informalidad de la profesión que desea estudiar.

“Una carrera que representa una excelente inversión, ofrece alto rendimiento y bajo riesgo. Las que representan una buena inversión tienen bajo retorno, pero también bajo riesgo. Una con inversión insegura podría ofrecer un retorno alto, pero es incierta. Y una carrera muy insegura tiene bajo retorno de inversión y alto riesgo”, explica Zapata.

Un ejemplo, basado en las estadísticas del Imco, es que el salario promedio de una persona que se gradúa en Filosofía y Letras es de 7,698 pesos mensuales, lo que representa 24% más de lo que gana un egresado de preparatoria, que gana 6,208 pesos. En cambio, un egresado de la carrera de Física percibe un sueldo de 24,059 pesos: 228% más que una persona con la preparatoria terminada y poco más del triple que un profesionista de Filosofía y Letras.

Te gradúas, ¿Y luego?

Uno de los problemas a los que se enfrentan los universitarios es la falta de información  con respecto al mercado laboral y los salarios de los profesionistas de su área.

La investigadora Alexandra Zapata considera necesario que las universidades del país publiquen cuál es el número de sus egresados que encuentran un empleo, así como el tiempo que tardan.

“De esta manera habría más presión para proporcionar a los jóvenes carreras que sean demandadas por los empleadores, en vez de ofrecer carreras populares que son poco rentables”, explica.

Según cálculos del Imco, basados en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, la mitad de los mexicanos profesionistas son egresados de nueve carreras: Administración, Contabilidad, Derecho, Formación docente, Medicina, Psicología, Tecnologías de la información, Ingeniería y Enfermería.

No sólo son las nueve carreras más populares, sino que, en algunos casos, son las que presentan mayor oferta en un entorno que no las demanda tanto.

Psicología, por ejemplo, es una carrera que, pese a ser evaluada por el Imco como una carrera muy insegura tanto en el retorno sobre la inversión, como en el riesgo; se imparte en cuatro universidades públicas y 53 universidades y centros de estudios privados de la Ciudad de México.

“Al tener una oferta tan grande de egresados, sin que exista una verdadera demanda, se deprecia el sueldo promedio. Con cada generación de psicólogos que se gradúan, las universidades contribuyen a la sobreoferta”, explica Zapata.

En cambio, Estadística, una carrera que el Imco califica de excelente por su bajo nivel de riesgo y el retorno sobre la inversión; se imparte en una sola universidad pública y cuatro privadas en la capital mexicana.

Show me the money

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo —realizada con datos del tercer trimestre de 2016—, las carreras con el ingreso promedio mensual más alto en México son Química, con $30,713; Estadística, con $21,694 y Finanzas, Banca y Seguros con $20,302.

En cambio, las carreras peor pagadas al mes son las relacionadas con las Artes, que perciben en promedio $9,939, Humanidades, con $9,759 y Educación, con $9,076.

Pablo Clark, analista en educación, subraya que las estadísticas positivas o negativas sobre la remuneración económica de una carrera no son absolutas ni buscan desincentivar la vocación de futuros profesionistas. 

“Se puede seguir la vocación, simplemente hay que estar conscientes de que la situación financiera de una carrera puede no ser satisfactoria”, considera el especialista.

En cifras:

  • 625 mil jóvenes están matriculados en alguna institución de educación superior.
  • 30 mil pesos en promedio gana un químico, una de las profesiones mejor pagadas.
  • 7 mil pesos es el sueldo promedio de alguien que estudió la licenciatura de Filosofía o Letras.