Mascotas con chip, otra vez

El registro de mascotas en la CDMX volvió a la agenda legislativa y será discutido a principios del próximo año. Arte, Andree Ávalos
El registro de mascotas en la CDMX volvió a la agenda legislativa y será discutido a principios del próximo año. Arte, Andree Ávalos

El registro obligatorio de animales de compañía en la CDMX volvió a la agenda legislativa y será discutido a principios del próximo año.

TEXTO: ARTURO A. GARCÍA | ARTE: ANDREE ÁVALOS

El registro de mascotas volvió a la agenda legislativa de la Ciudad de México, pero esta vez será sólo obligatorio para criadores y asociaciones que den en adopción a perros y gatos, así como aquellos ciudadanos que requieran servicios del gobierno para sus animales de compañía.

En octubre pasado, la Asamblea Legislativa aprobó un dictamen con cambios a la Ley de Protección a los Animales, en materia de registro de perros y gatos, así como de la creación del Instituto de Atención Animal de la Ciudad de México.

A mediados de 2014, los diputados locales aprobaron reformas para reforzar dicha ley, que hacían obligatorio que los capitalinos registraran a sus perros y gatos en un padrón de animales, lo que provocó quejas de distintas asociaciones, que llevaron al gobierno capitalino a regresar la propuesta de reforma donde permaneció congelada.

A diferencia de la ley propuesta en 2014, el actual dictamen indica que el registro no es obligatorio para los ciudadanos y que será una medida efectiva en el mediano plazo, para que los capitalinos sean conscientes de que pedir un servicio de salud al Estado para sus mascotas los obligará a registrarlas, explicó a Máspormás el diputado local Antonio López Adame, uno de los impulsores del proyecto.

“El registro más importante es para los criadores, a efecto de que sepamos quiénes son los responsables de la venta de animales. En la Ciudad de México, si bien lo que genera más abandono en las calles es una compra irresponsable de familias, también hay responsabilidad de criadores por no vender esos animales esterilizados”, explica el legislador del Partido Verde.

El artículo 4 BIS del dictamen establece como una obligación de los propietarios de animales de compañía realizar su registro ante el Instituto de Atención Animal, o bien durante las campañas de vacunación, desparasitación y de esterilización que lleven a cabo las autoridades de la ciudad. Sin embargo, señala que la omisión de esta disposición por parte de los criadores o vendedores de animales dará origen a las sanciones establecidas en la Ley de Protección a los Animales.

Estas disposiciones aún no entran en vigor, ya que la jefatura de Gobierno hizo algunas observaciones sobre la naturaleza del Instituto de Atención Animal de la Ciudad de México, las cuales serán solventadas en comisiones durante enero para que en el próximo periodo ordinario de la Asamblea Legislativa se pueda votar, una vez más, el dictamen de reforma y entre en vigor a más tardar en marzo de 2017, tras su publicación, explica López Adame.

Iniciativa fallida

Como parte de la reforma de 2014, en marzo de ese año comenzó a operar la Línea Animales de Compañía de Locatel, para que la ciudadanía hiciera de manera voluntaria este trámite.

Sin embargo, la respuesta ha sido baja. A la fecha sólo se han registrado 16 mil 221 mascotas en la capital, lo que representa 1.3% del total de animales domésticos y en situación de calle que la Secretaría de Salud estima hay en la ciudad.

El nuevo dictamen fue discutido con 14 de las principales asociaciones protectoras de animales que hay en la capital, las cuales, en su mayoría, dieron su aval.

Por ejemplo, José Luis Carranza, del Frente Ciudadano Pro-Derecho Animal, considera que las asociaciones quedaron conformes con lo estipulado en cuanto al registro y que lo ven como una buena medida para mantener el control sobre el abandono de animales en la vía pública.

Norma Huerta, fundadora de la asociación Mundo Patitas, valora como positivos los cambios, aunque mantiene reservas sobre el uso que se le pueda dar a la información recabada por las autoridades.

De acuerdo con el legislador López Adame, el registro consta solamente del nombre y características del animal, así como el nombre y dirección del dueño; mientras que el tema de instalar un microchip o dar una placa de identificación sólo queda como una recomendación.

En contra de empadronar

Pese a la aprobación de la mayoría de las asociaciones protectoras de animales, cuyas inquietudes y propuestas fueron escuchadas en diversas mesas de trabajo, el dictamen provocó molestia en la Federación Canófila Mexicana, que en noviembre pasado publicó un desplegado en el que calificó la reforma como inquisidora.

En el documento, la federación criticó que el registro sea obligatorio para criadores y quienes no lo realicen se hagan acreedores a multas que van de los 3 mil 584 a los 14 mil 336 pesos, aunque la disposición señala que el empadronamiento solo será obligatorio para quienes quieran reproducir animales, ya que se presta a la comercialización de los mismos.

El nuevo dictamen también establece la exigencia de que los establecimientos que se dedican a la venta de mascotas destinen, por lo menos, dos espacios dentro de su local para la exhibición de animales en adopción, propiedad de alguna asociación protectora de animales, lo que la federación considera como una violación de derechos de locatarios y ciudadanos.

En cifras:

  • 16 mil animales de compañía se han registrado en Locatel desde marzo de 2014.
  • 14 mil de las mascotas registradas son perros y 2 mil son gatos.
  • 35% de los animales registrados habitan en la delegación Iztapalapa.