El mejor improvisador en español

rap de Mauricio Hernández Aczino

El rap de Mauricio Hernández Aczino, de 26 años ha ganado todos los torneos de freestyle en Iberoamérica. En diciembre venció a Wos en la final internacional de Batalla de los Gallos. 

Mauricio Hernández, mejor conocido como Aczino, subió en diciembre pasado al cuadrilátero —aquella tarde adaptado como escenario— de la Arena México. Cuando era niño, él veía ahí, desde la tribuna, a sus héroes jugarse la máscara o la cabellera con acrobacias. Pero lo que él se jugaba esta vez era mucho más que el pelo o su identidad secreta: era demostrar que en el mundo de habla hispana no existía un mejor freestyler, un improvisador de rap más talentoso que él.

El camino en 2017 para llegar a dicha final internacional de Batalla de los Gallos —la mayor competencia de rap improvisado en español— fue largo: primero, una eliminatoria regional en Monterrey, porque su agenda le impedía estar en la de la CDMX; luego una final nacional en esa misma ciudad, en la que Rapder, un rapero jovencísimo y prácticamente desconocido de Guadalajara, lo obligó a exigirse al máximo; y, finalmente, los contrincantes internacionales en una abarrotada Arena México, con algunos de los cuales ya había perdido en ediciones previas, como el español Arkano.

“Esta vez yo fui local y el apoyo es mayor. Cuando yo estaba de visitante al local lo apoyaban más y eso me bloqueaba. Eso influye en tu mente, en que no puedas conectar. Tener al púbico de mi lado me ayudó muchísimo”, dice Aczino, quien se enfrentó en la final internacional con Wos, el campeón argentino, de tan solo 19 años y representante de nueva generación de improvisadores en aquel país.

Pero la experiencia se impuso. Aczino dominó las rimas de principio a fin y cerró una victoria contundente así: Bienvenido a Latinoamérica / como buena presentación / nos la llevamos sin réplica / ya te gané, compadre, / nos vemos el año siguiente / en casa te rompo tu madre.

La importancia de nacer en Neza

La familia paterna de Aczino emigró de Chila de las Flores, Puebla, a la CDMX. Él nació en Ciudad Nezahualcóyotl, el municipio en el que sus padres se establecieron. “Lo que más me gusta de Neza es que fue una puerta al mundo del arte urbano. Desde hace mucho se hace muy buen grafiti, muy buen skate y ha habido muchos b-boys buenos. En la vieja escuela del rap está Sociedad Café, Estado Crítico, Real Estado, hay muchos grupos underground de los que Neza fue cuna”, dice.

Mauricio empezó a practicar skateboarding en la adolescencia, luego hizo grafiti y, finalmente, escuchó que había competencias de raperos como las de la película 8 Mile, y decidió que quería concursar. Poco a poco destacó en diversos eventos nacionales, hasta que ganó un coche en una competencia televisiva de rap. De inmediato lo vendió y con la mitad de ese dinero (la otra mitad se la dio a su amigo Jack, el segundo lugar) fue en 2012 a su primera final nacional de Batalla de los Gallos en Colombia, pues en México no se organizó ese año. En Bogotá ganó, y a partir de ahí, el asunto pasó de ser un hobby a un modo de vida. Además, por esos meses, fue papá, así que tuvo que buscar la manera de llevar sustento a la familia.

También checa: La Batalla de los Gallos, el gran ring de rap en freestyle

En 2014 y 2015, Aczino fue campeón nacional en México de Batalla de los Gallos, pero en la internacional perdió en cuartos de final y en la semifinal. Para 2016, nuevamente llegó a la internacional, pero perdió en la primera ronda. Durante esos años, ganó prácticamente todas las competencias en español de rap improvisado y escrito, como Batalla de Maestros, God Level o Supremacía MC. Además, publicó media docena de discos, dio decenas de exhibiciones en Sudamérica y llegó invitado como juez a todos los torneos. Fue hasta el 3 de diciembre de 2017, en la mítica arena de lucha libre, que pudo sacarse la espina.

El freestyle hoy es una escena

Hace menos de una década, la diferencia entre un improvisador y un compositor de rap era prácticamente inexistente. Los MCs podían saltar de una liga a otra sin que alguien cuestionara sus virtudes. Sin embargo, con la llegada de raperos como Aczino, el freestyle ganó su propio lugar.

Comenzaron a organizarse eventos solo para improvisar o para tirarle rimas memorizadas a un contrincante, y los eventos comenzaron a atraer incluso más público que los conciertos. Surgieron, además, crews en varias ciudades del país, en las cuales los MCs se reúnen únicamente para entrenar su rapidez mental.

“Antes, las batallas eran de aficionados, como ‘hay un chico que improvisa bien, pero no es un artista’. Ahora los que improvisan son profesionales, son gente que se dedica todo el año a estar en torneos, que tienen el trato de un artista. Conforme pasó eso, empezó a haber ganancias, más público, y eso ha hecho que crezca, que maduremos, nos profesionalicemos y lo tomemos en serio”, dice Aczino, quien ahora está prácticamente cada semana en algún escenario de Latinoamérica o España refrendando por qué es el mejor del mundo.

Numeralia

4 veces ha sido campeón nacional de Batalla de los Gallos.

Acá te dejamos un video para que conozcas el rap de Aczino:

TE RECOMENDAMOS: Circo para todos