La Batalla de los Gallos, el gran ring de rap en freestyle

Hay muchas probabilidades de que en la edición de este año gane un mexicano

Batalla de los Gallos
Foto: Marcos Ferro/ Red Bull Content Pool

Para rapear, se necesita un vasto conocimiento del lenguaje y su slang, agilidad en la expresión oral y la actitud contestataria propia del género. Pero ¿qué ocurre cuando, además de lo anterior, hay que improvisar rimas a partir de palabras o imágenes que aparecen en una pantalla, frente a miles de personas, con el objetivo de vencer a un oponente? De eso trata Batalla de los Gallos, el torneo en español más grande de rap freestyle, organizado desde hace 12 años por Red Bull, y que este domingo 3 de diciembre a las 16 horas celebrará su final internacional en la Arena México.

High Five The Fresh Prince Of Bel Air GIF - Find & Share on GIPHY

16 competidores de Latinoamérica y España serán calificados por jueces del nivel de Residente, Eptos Uno y Danger. En la escena mexicana, la expectativa de tener un campeón nacional (algo que no ocurre desde 2008) es alta, pues Mauricio Hernández —mejor conocido como Aczino—, un rapero de 26 años de Ciudad Nezahualcóyotl, es considerado por MCs y medios especializados como el mejor freestyler en español que existe hoy en día. Su capacidad para generar barras espontáneas y versátiles es única. Ha ganado casi todos los torneos internacionales de rap improvisado y escrito, como Batalla de Maestros, God Level y Supremacía MC. Excepto uno: Batalla de los Gallos, competencia de la cual puede solo presumir tres victorias nacionales en México y una en Colombia. La hazaña no será sencilla, ya que también competirán otros raperos con los que ha perdido en ediciones previas, como el español Arkano o el peruano Jota.

Otro mexicano en la Batalla de los Gallos

La semana pasada, el ecuatoriano Switch anunció que no podría venir. Los organizadores decidieron entonces suplirlo con otro mexicano, el coahuilense Jony Beltrán, quien fue el ganador del país el año pasado. El ring de la tradicional arena de lucha libre será, por unas horas, el escenario de los mejores picotazos con palabras de nuestra lengua.

También te puede interesar: Mercado Instagram: comprar más allá del hashtag

Compartir
Artículo anteriorEl sida y la ciudad a 120 latidos