Todos somos un poco freaks

Tim Burton en Franz Mayer

La nueva exposición de Tim Burton en Franz Mayer nos deja asomarnos al universo del maestro de lo cómicamente grotesco. Estará exhibida desde hoy y hasta el 8 de abril del próximo año.

Lo raro está bien. Lo grotesco puede ser cómico. La realidad es subjetiva. Estas son las tres ideas rectoras de “El mundo de Tim Burton”, la recién inaugurada exposición sobre el arte del cineasta estadounidense en el Museo Franz Mayer.

Quizá se trate de la exhibición más esperada del 2017. Desde hace cuatro meses comenzó la cuenta regresiva, que hoy concluye y finalmente podremos asomarnos al universo del creador de Edward Scissorhands, Beetlejuice y Jack Skellington.

La entrada es inconfundible. Al pasar por la boca de un monstruo burtiano, lo que llamamos “realidad” se diluye. El patio central del museo, intervenido por otros personajes nacidos en la mente de Tim, nos advierte lo que habrá para curiosear en la sala: una colección de criaturas misteriosas dignas de Instagram. Más allá, veremos la estampa del imaginario identificable en las películas que siempre nos han sacado de nuestra comodidad, como Frankenweenie o Big Fish.

Los incomprendidos burtianos

La muestra, curada por Jenny He y Tim Burton Productions, está compuesta por más de 400 piezas de colección privada. Pinturas, títeres, esculturas, maquetas, filmes y bocetos a lápiz, tinta o acuarela, nos muestran la vida tras bambalinas de los personajes que el artista ha creado en sus 40 años de carrera. Algunos son célebres, como Oogie Boogie y Sally —The Nightmare Before Christmas—, Emily y Victor Van Dort —Corpse Bride—, o los oompa loompas —Charlie and the Chocolate Factory—. Otros son poco o nada conocidos, como The Giant Zlig, el personaje principal de un libro infantil que Tim escribió e ilustró cuando tenía 18 años —rechazado por Walt Disney Company en 1976—.

Algunos títeres de estos personajes fueron creados ex profeso para esta muestra en CDMX. La intención es que observemos más allá de lo evidente y lo estético, y notemos el largo camino que cada criatura ha recorrido desde el boceto en servilleta hasta la escultura en látex y poliuretano. Desde la idea hasta la fama. Desde el individuo enigmático, raro e inadaptado, hasta el héroe extraordinario y entrañable. En cierta forma, “El mundo de Tim Burton” nos invita a identificarnos con alguna de las personalidades exhibidas, porque, según dijo el mismo Burton: “Todos somos un poco freaks”.

Tim ha puesto un poquito de sí mismo en cada uno de sus personajes. Se puede notar incluso en sus trabajos más tempranos —cinematográficos o editoriales— como Stainboy, ese niño solitario de La melancólica muerte de Chico Ostra y otros cuentos (1977) o Vincent (1982), uno de sus primeros proyectos profesionales animados con stop motion, que se proyecta en el auditorio del museo.

La exhibición se extiende en esos bienintencionados seres compasivos que a menudo aparecen en el arte de Tim como provocación al status quo. Algunos pueden parecer grotescos y quizá lo son, pero también son tiernos, cómicos, medio macabros, pero también poéticos.

Los rechazados

En exclusiva, la expo muestra proyectos detenidos o censurados. Algunos se quedaron en la conceptualización del diario. Otros sí llegaron a ser un producto final, pero fueron confinados al cajón de los rechazados, como Amor verdadero, Dulce o truco, o los dibujos de zorros tiernos comisionados por Disney en los años 80 para El zorro y el sabueso, pero que nunca fueron utilizados.

“La exhibición trata también sobre el bloqueo artístico”, comentó Tim. “Así es el proceso creativo: algunas veces haces dibujos que llegan a la pantalla grande, otras veces no. Lo más importante es no dejar de crear, porque nunca sabes qué ideas sí se convertirán en algo interesante”.

Los rechazados también tienen un espacio, no solo en esta exposición, sino también en El arte de Tim Burton, un libro de Leah Gallo publicado por primera vez en español que documenta cada idea materializada por el artista.

Facetas del artista incomprendido

La exposición está dividida en núcleos temáticos. No existe un orden para visitar las salas. Todo está relacionado de manera intermitente: el humor y el horror, la niñez y la adultez, la imaginación y el cinismo.

Se espera la visita de más de 300 mil personas. “La idea es recordarle a los visitantes que no deben dejar de sorprenderse”, dijo Tim. “Queremos inspirar a otras personas. Me encantaría que un niño venga, vea los dibujos y diga: ‘Ah, yo quiero y puedo hacer algo así’. Eso es lo que más me importa”.

Datos útiles

“El mundo de Tim Burton” estará exhibida en el Museo Franz Mayer (Hidalgo 45, Centro Histórico) hasta el 8 de abril del 2018. Puedes visitarla de martes a domingo, de 10 a 17 horas. Debes comprar tus boletos con anticipación en timburton.mx. La entrada cuesta $320.

La exposición ha sido diseñada para que la disfrutes con la mirada y no con el celular, así que solo puedes tomar fotografías y/o videos en los exteriores, no dentro de la sala.

Si quieres empaparte del universo burtiano antes de visitar la expo, asiste a la retrospectiva que Cinemex hará sobre el artista.

Numeralia

400 piezas —entre pinturas, esculturas, bocetos…— forman parte de la muestra.300 mil personas se esperan durante el periodo de exhibición.

300 mil personas se espera que visiten la muestra durante el periodo de exhibición.

4 décadas de trabajo creativo de Tim Burton fueron exploradas para la muestra.

TE PUEDE INTERESAR: DEL RING A LA UNAM