El zoológico se desvanece

Activistas cuestionan la situación de los animales en Chapultepec, mientras la Sedema niega que estén en malas condiciones.

Cuando era niña, Norma iba con emoción al zoológico de Chapultepec, uno de los lugares más representativos de la Ciudad de México, al que se estima que cada año asisten cuatro millones de personas.

Le ilusionaba ver a los animales, caminar entre ellos y pensaba que, en el futuro, otras generaciones podrían disfrutar de lo mismo. Sin embargo, en su última visita se llevó una decepción.

“No lo recordaba así. Tenía años sin venir, pero me pareció gris, triste y como acabado. Casi no vimos animalitos y los pocos que alcanzamos tenían un mal semblante”, dice Norma, quien acudió al lugar para que su hija pequeña pudiera hacer una tarea.

Esta impresión de que el zoológico está perdiendo su brillo la comparten otros capitalinos —sean nuevos o viejos visitantes—, quienes consideran que el sitio está descuidado, que los animales se encuentran en malas condiciones y que se necesita invertir recursos para revertir la situación.

Y lo mismo creen especialistas como Gustavo Larios, presidente de la Asociación Mexicana por los Derechos de los Animales (Amedea), quien incluso se declara a favor de que intervenga Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

“Hemos recibido muchos reportes en donde se nos dice que es una pena que, por el cambio de administración, se hayan descuidado las condiciones. Es muy importante que la Profepa realice una visita de inspección para elaborar un diagnóstico y establecer, de acuerdo con las características de cada especie, si están en condiciones de bienestar o están pasándola mal”, dice.

La situación del zoológico empezó a cobrar más atención a raíz de incidentes con sus animales. Uno de ellos fue la muerte del orangután Jambi, en julio de 2015, por causa de una leptospirosis aguda que le provocó daño renal y una falla cardiaca. Otro fue el fallecimiento del chimpancé Lio por un ataque cardiaco fulminante, que ocurrió en marzo y fue grabado por un visitante.

Activistas exigieron aclarar las circunstancias de ambas muertes, así como revisar si no hay otros animales en riesgo.

Una de las ambientalistas que habló del tema fue Mariaelena Hoyo, exdirectora del zoológico, quien acusa negligencia por parte de los veterinarios.

“En el caso de Jambi, hubo alertas en su comportamiento, que ignoraron […] En el caso del chimpancé, se puede ver el sarro en sus dientes, que señala una infección, lo que deriva en muchas más complicaciones médicas que evidentemente no vieron ni atendieron”, dice Hoyo, quien tiene fotografías de los espacios que alojan a los ejemplares y dice que estos no son los adecuados porque también se les usa como bodegas u oficinas.

Frente a esto, el director de Zoológicos y Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), Juan Arturo Rivera, rechaza que los animales estén mal atendidos y asegura que 80 técnicos zootecnistas están a cargo de los mil 200 ejemplares albergados en Chapultepec.

“Es importante que la gente entienda que los animales están siendo en todo el tiempo monitoreados y observados por nuestro equipo médico, evaluados y atendidos todos los días, de lunes a viernes. Cada uno de ellos tiene un programa médico preventivo y de tratamiento. Desafortunadamente, hay emergencias”, sostiene.

Sin elefantes ni osos polares

Más allá de las diferentes opiniones de autoridades y especialistas, las propias cifras oficiales indican que en Chapultepec actualmente hay menos animales emblemáticos de los que había hace unos años.

El catálogo de especies —al que Máspormás tuvo acceso por una solicitud de información— muestra que ha disminuido la cantidad de pandas y de pingüinos de Humboldt, mientras que ya no hay elefantes asiáticos, rinocerontes blancos ni osos polares, cuando sí los había en 2009.

Cuestionado sobre esto, Rivera reconoce que muchos de estos animales son populares, pero argumenta que su salida del recinto es parte de una tendencia mundial orientada a preservar las especies en peligro de extinción en su hábitat natural.

Mejores empleados… y visitantes

Para 2015, el zoológico tuvo asignado un presupuesto de 26 millones de pesos. El lugar también obtiene sus propios recursos por diversas actividades, pero este rubro va a la baja desde 2009.

Ante esto, los expertos sostienen que se requiere una mayor inversión para evitar que el recinto y sus animales sufran daños irreversibles. Y uno de los aspectos clave, dicen, es la capacitación del personal para el cuidado de las especies y la vigilancia de los propios visitantes.

En recorridos, se comprobó que es común que quienes asisten al zoológico ignoren los letreros que piden no molestar a los animales, e incluso griten o golpeen cristales y barandales, sin que empleados les llamen la atención.

Al respecto, las autoridades aseguran que mantienen campañas para generar conciencia entre la ciudadanía y evitar este tipo de situaciones, y argumentan que esos malos comportamientos se deben a la poca cultura cívica de ciertos visitantes.

En cifras

  • millones de visitantes recibe al año, en promedio, el zoológico de Chapultepec.
  • 1200 ejemplares de 203 especies alberga este lugar, de acuerdo con las cifras oficiales.
  • 26 millones de pesos es el presupuesto que tuvo asignado el zoológico para 2015.