Síguenos:
11/04/2021
HomeOpiniónEl nuevo Jabba the Hutt

El nuevo Jabba the Hutt

“Así que fue este tipo”, pensé cuando las redes explotaban con el nombre del personaje que le bajó los calzones a la periodista Andrea Noel en la Condesa. No conocía a Andoni Echave, pero, claro, yo también quería verle la cara a la bestia.

Y entonces revisé Twitter: el conductor no sufría simples ataques; a la vista de todos, mareas humanas lo descuartizaban. Miré con los ojos bien abiertos a ese famoso al que Andrea acusaba (y al que le pedía dinero y disculpas públicas) y, aunque en mi sillón de magistrado no tuitié nada, injurié hacia mis adentros a la estrella de Master Troll, di un golpe mental con mi martillo de juez y sentencié: culpable.

Ya sólo faltaba que el juez de verdad dictara sentencia, que debía ser larga y dolorosa.

Desde luego, las desgracias de las mujeres en México son infinitas y es natural que la perturbación causada por el acoso nuble en algún momento la prudencia. Pero aún me pregunto cómo Andrea vio lo que no era, y cómo es que apresuró tanto el deseo de justicia… o de venganza (que no creo que sea lo mismo, pero que quizá sí).

Lo de ella, sin embargo, era comprensible: la furia puede cegar.

Y Andrea, en todo caso, era un hada junto a los otros: ¡Andoni, hijo de tu &%$#””$&/&$#$)=%, hiciste eso, y no pararemos de publicar mucho el asco que despiertas, pero mucho-mucho!

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE ANÍBAL SANTIAGO: COMUNISTAS COMENIÑOS

Las redes sociales nos han amalgamado a los individuos, antes únicos e irrepetibles, en un animal amorfo, una especie de Jabba the Hutt hecho de monstruitos diminutos que engendran una sola y horrible voz, un solo y penoso criterio, una sola verdad pútrida. Y una sola verdad cuyo contenido no importa, faltaba más: es verdad porque lo digo yo, porque lo dicen Twitter y Facebook, porque lo decimos toda esa suma de seres que desconozco pero que son mis seguidores y [email protected] s –me autorizan y los autorizo- con quienes comparto el interés de pulverizar a la víctima de esta tarde.

Y entonces lo que las redes dicen es un axioma venerado por sus autores aunque en realidad no sea más que una baba luminosa de letras y emoticones.

Ojalá el eco de nuestros 140 caracteres se disolviera en el espacio. No: nuestra voz colectiva en redes, el coro de la imbecilidad, son nocivos como arsénico. A los culpables que no lo son se les tornará un infierno la calle, la familia, la vida de pareja, el sostén, el trabajo y estarán señalados por siempre con un dedo flamígero que desnuda, toquetea y exhibe; un dedo que se burla, imputa y viola.

Andoni podría ser un santo, pero de aquí al 2041 escribiremos en Google Andoni Echave y su nombre estará unido a “acosador”, “calzones”, “acoso”. Su vida arruinada aunque a nadie le constaba nada. Cadena perpetua al conductor.

En la condena por redes a cualquier “culpable” cuyo delito aún no ha sido probado, quien teclea está a un tuit de volverse, él mismo, acosador. Como el peor.

Written by

En sus inicios fue reportero en "Reforma" y otros diarios, después escribió en revistas: "Chilango", "Esquire" y "Newsweek en español", donde hoy hace periodismo narrativo. Ha sido profesor universitario y conductor de televisión. Premio Nacional de Periodismo 2007.